Benzema se ríe del Real Madrid (y Florentino Pérez) en su cara (¡La última es bestial!)

El delantero francés se pone chulo con su presidente

Fotografía: Benzema se ríe del Real Madrid (y Florentino Pérez) en su cara (¡La última es bestial!)
Fotografía: Benzema se ríe del Real Madrid (y Florentino Pérez) en su cara (¡La última es bestial!)

Los palos que se está llevando este año Karim Benzema no se los había llevado en mucho tiempo. El mal rendimiento del francés en lo que llevamos de temporada ha provocado que, definitivamente, tanto aficionados como el propio club hayan perdido la paciencia.

Ese malestar con el delantero se ha traducido en que Florentino se lo quiere sacar de encima. El presidente está harto de su falta de actitud pero, sobre todo, de su falta de goles.

Tanto es así que cuando acabó el Clásico, Pérez, furioso por el juego y el resultado, cogió al galo por banda y le dijo de todo. Entro otras cosas le comentó que esta sería su última temporada vestido de blanco.

Se pone chulo

El caso es que, por mucho que desde los despachos le estén buscando equipo,  Karim no está dispuesto a irse. El francés sabe que en ningún equipo le pagarán lo que le pagan el en Madrid.

Entre otras cosas porque ya no es el joven delantero que debía explotar. Ya es un goleador veterano que lo ha dado todo y que no volverá a ser el killer que fue hace unas temporadas. Es consciente de ello y ha decidido reírse de su presidente y del club optando por exprimir su contrato hasta el final.

Nadie está dispuesto

Sin embargo, desde el club siguen empeñados en que debe marcharse para, entre otras cosas, dar entrada a otros delanteros. El problema que se están encontrando es que nadie está dispuesto a pagar una millonada por él.

El único equipo que a día de hoy se ha mostrado realmente interesado en él es el Arsenal de Àrsene Wenger. Eso sí, desde Londres ya le han dicho a Florentino que no pagarán más de 40 millones por un delantero en decadencia.

Un cifra ridícula, según Florentino. El caso es que al Madrid le quedan pocas opciones. O traga y lo vende casi regalado o se lo traga hasta que acabe su contrato. Dos opciones que no satisfacen a nadie más que al propio Benzema que tiene muy claro que si se marcha es para cobrar lo mismo, y eso pasa por venderlo muy a la baja.