La cláusula secreta del contrato de Messi con el Barça | EFE

Messi despelleja a Cristiano Ronaldo con un top secret que arrasa en el Barça

stop

El jugador del FC Barcelona suelta una bomba que deja en evidencia al portugués

08 de noviembre de 2017 (17:57 CET)

Messi despelleja a Cristiano Ronaldo con un top secret que arrasa en el Barça  

El duelo entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo por ser el mejor jugador del mundo hace ya años que dura. Los dos se retroalimentan entre ellos. Cuando uno lo gana todo, al año siguiente lo hace el otro, y así sin parar.

Este año parece que el que ha empezado como un tiro ha sido Messi. El argentino es pichichi de la Liga con doce goles mientras cristiano lleva tan sólo uno. De hecho, hace poco salió a la luz una información que hizo perder la cabeza a Messi.  

Resulta que Cristiano ha hecho una apuesta con Sergio Ramos y con Marcelo en la que se han jugado una buena cantidad de dinero a que el portugués acaba siendo el pichichi a final de año. Algo que parece fuera de lugar según el argentino.

Pero es que recientemente Leo ha conocido otra información que, viendo lo suculenta que es, no ha duda en compartir el secreto con sus compañeros. Y es que sin penaltis Cristiano Ronaldo no es el mismo.

Una sexta parte de los goles que ha conseguido en su carrera han llegado desde los once metros. Una cifra que deja en muy mal lugar a Ronaldo.

Es más, pese a que hace unas semanas fue premiado con el The Best, el portugués ocupa a día de hoy la posición 710 en cuanto a efectividad en la lista de delanteros europeos.

Polos opuestos

Y es que la manera en que uno y otro han arrancado la temporada no tiene nada que ver. Mientras Messi lidera a un Barça líder en Liga y casi clasificado para los octavos de Champions, marcando y haciendo jugar a sus compañeros, Cristiano está en un bucle negativo.

El portugués, que pese a que en la Champions si está rindiendo, lleva un inicio de Liga nefasto. Tan sólo un gol en once jornadas. Y lo que es peor, está en guerra con medio vestuario blanco. Si a eso se le suma que no tiene el comodín de los penaltis, los números y las sensaciones del portugués son cada vez peores.