Messi corta cinco cabezas en el Barça (y una es un bombazo)

stop

El astro argentino fulmina a jugadores y ejecutivos

Messi muerde el polvo en La Rosaleda | EFE

09 de abril de 2017 (12:55 CET)

Leo Messi está harto. Si no aparece él, nadie más salva las castañas del fuego. Cree que ha llegado la hora de renovar el FC Barcelona. Los fichajes del verano pasado no están a la altura y hay que reaccionar.

El astro argentino considera que varios de los últimos en llegar no cumplen con el perfil Barça. No tienen el ADN de La Masía

Messi, cuyo entorno se halla en conversaciones por la renovación de su contrato, ha marcado una exigencia: tener el mejor equipo posible. Hay jugadores que no sirven para el centro del campo. 

Curiosamente, se mira en el espejo del Real Madrid. Cree que los blancos tienen un once titular peor que el azulgrana, pero un equipo mucho más compensado.

No hay color entre el fondo de armario del equipo de Zidane y el que tiene Luis Enrique. Los fichajes del asturiano han sido fallidos. La dirección deportiva tiene mucha parte de culpa. 

En cambio, los pupilos más jóvenes de Zidane resuelven partidos sin problema, como hicieron ante el Leganés. Los Morata, Asensio, Isco, Lucas, Kovacic y James dan la talla.

Por contra, Messi y otros pesos pesados del Barça creen que varios futbolistas del primer equipo azulgrana no están a la altura. Flojean demasiado.

Cinco fulminados y tres señalados

Messi se aburre cuando le cuesta conectar con el centro del campo. Y eso es lo que le suele ocurrir cuando juega junto a André Gomes. El luso es sinónimo de sufrimiento: derrota o empate casi asegurados. 

El jugador portugués es el primer señalado de la lista. La estadística lo descuartiza. Los peores partidos del barça han sido con él. En los mejores, no hizo acto de presencia.

Los otros tres señalados son Mathieu, Aleix Vidal y Paco Alcácer. Jugadores que parecen más útiles cuando están lesionados, porque garantizan que no la van a liar. El delantero valenciano, reconvertido a extremo derecho en Málaga, no hizo nada. 

Sandro, que marcó uno de los goles en La Rosaleda, y Munir habrían sido más útiles que Alcácer. Y hubiesen permitido destinar 30 millones de euros a cubrir la verdadera ausencia: un lateral derecho. 

Además, hay otros jugadores a los que el astro argentino mira con recelo: Arda Turan, Lucas Digne y Denis Suárez. Se lo deben trabajar más si quieren aguantar el tipo en el mejor equipo del mundo.

Por último está la bomba. El quinto señalado. No es un futbolista, sino un ejecutivo. Con la marcha de Luis Enrique asegurada, el otro que está en el punto de mira es Robert Fernández. Su política de fichajes ha sido un desastre. 

Con el próximo entrenador del Barça, Ernesto Valverde, en la recámara, el secretario técnico del club se lo tendrá que hacer mirar. De momento, solo ha demostrado que no sabe fichar. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad