Los jugadores del Barça que tapan las 'escapaditas' de Arda Turan

stop

El futbolista turco está desbocado

Arda Turan abraza a Messi al ser sustituido por lesión, mientras Luis Enrique da indicaciones a su espalda | EFE

01 de diciembre de 2016 (13:51 CET)

Arda Turan ha vuelto a las andadas. Tras un primer año decepcionante en que tan solo pudo jugar la segunda mitad de la temporada por la sanción FIFA, este curso se las prometía muy felices.

Nada más lejos de la realidad. El turco arrancó bien, firmó una notable pretemporada, anotó goles y suplió con brillo la ausencia de Neymar durante los Juegos Olímpicos.

Desde que regresó el brasileño, que se dejó lo mejor de su juego en Brasil, y el turco volvió a su rol secundario, se ha ido apagando.

Contra el Hércules, Arda fue como un fantasma vagando por el terreno de juego. No conectó con el partido, ni dio síntomas de desearlo.

Siempre ficha en el Casino de Barcelona

Arda es un jugador apático. Tiene una técnica exquisita y capacidad para meter goles, pero le cuesta rendir al máximo nivel. No comulga con la filosofía del esfuerzo.

Su mayor virtud es que se lleva de fábula con sus compañeros en el vestuario. Tiene una gran relación con Messi, Suárez o Neymar, así como con Iniesta, Piqué y otros españoles.

Tanto es así que sus compañeros le han defendido en más de una ocasión. Le tapan, incluso, cuando se pega alguna que otra juerga.

Sus noches en el Casino de Barcelona son conocidas por toda la plantilla. El turco está día sí y día también con sus fichas de poker.

La plantilla de basket sigue sus pasos

No importa que hayan jugado fuera y que lleguen al aeropuerto a las dos de la mañana. Esas horas no disgustan al bueno de Arda, que no perdona su cita ineludible con el Casino.

El turco frecuenta más las salas de juego que su compañero Gerard Piqué, cuya devoción por el poker es sobradamente conocida en toda España.

También los miembros de la plantilla de baloncesto del Barça pasan mucho por el Casino. Dorsey es el instructor de los recién llegados Koponen y Holmes.

Curiosamente, el equipo que entrena Bartzokas tampoco termina de arrancar. El juego hasta altas horas de la madrugada no es recomendable para las estrellas del deporte. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad