La decepción de Leo Messi con el Barça por Marco Verratti | EFE

La puñalada final de Verratti al Barça (y a Messi)

stop

El fichaje del crack del PSG se complica por momentos

24 de julio de 2017 (19:55 CET)

¿Fichaje frustrado? Todavía falta más de un mes para el cierre del mercado de fichajes y puede pasar de todo. Pero la realidad es que la contratación de Marco Verratti se complica por momentos.

El FC Barcelona tiene al centrocampista del PSG entre ceja y ceja. La dirección deportiva ve en el italiano al “nuevo Xavi” que, junto a Iniesta, pueda liderar el centro del campo azulgrana.

Sin embargo, el club parisino no está por la labor de dejar escapar a su mejor hombre. Los galos tienen dinero de sobras y con una venta así solo se plantearían abordar contrataciones como la de Neymar, muy difícil de convencer desde el argumento puramente deportivo.

Mientras se rumoreaba sobre el futuro de Neymar se apagaban los esfuerzos del Barça por Verratti. El PSG ha metido, estos últimos días, el miedo en el cuerpo a los azulgrana.

Y mientras se enfriaba la operación por el gran deseado de Leo Messi para reforzar la medular, otro actor entraba en juego. Nadie lo había invitado a la fiesta.

Mourinho entra en juego

Se trata de José Mourinho. El técnico portugués, con mucho dinero tras el revés de Álvaro Morata, sondea un refuerzo de quilates para su centro del campo.

Mou considera que Verratti sería un jugador ideal para el Manchester United. Aporta músculo, inteligencia y pase para nutrir de balones a los cracks del equipo.

Los red devils tienen dinero de sobras en sus arcas y se ven preparados para abordar un fichaje cuyo precio es el principal obstáculo para el Barça. El United va fuerte.

La presión de Mino Raiola

Los últimos rumores, tras empezar a vislumbrar la imposibilidad de la operación, sugieren que Verratti se está dejando querer por Mou, que tiene una relación excelente con Mino Raiola.

El polémico representante de Zlatan Ibrahimovic, Paul Pogba o Mario Balotelli se agenció recientemente los servicios de Verratti. Hay quién dice que es por su gran talento para meter presión a los clubes y lograr las salidas de sus jugadores.

Sin embargo, en can Barça las relaciones con Raiola con más que malas. Es por ello que no parece un movimiento pensado para reforzar al club catalán.

Mala experiencia con Pogba

La pega del equipo de Mourinho es que, precisamente después de fichar a Pogba hace un año por una barbaridad –110 millones–, el jugador no terminó de despegar.

Firmar una operación de similares magnitudes económicas este verano con el mismo agente es, cuanto menos, osado. Pero, fútbol es fútbol.