Griezmann no quiere dar pasos en falso| EFE

Griezmann marca una condición al Barça para dejar tirado a Zidane

stop

El crack del Atlético de Madrid lo tiene muy claro

14 de noviembre de 2017 (17:32 CET)

 

Antoine Griezmann tiene los días contados en el Atlético de Madrid. La relación entre el francés y el club madrileño se ha desgastado hasta tal punto que el próximo verano el delantero hará las maletas.

Tiene varias ofertas, entre ellas una del Real Madrid en la que su compatriota Zinedine Zidane está metiendo mano, pero la que de momento más le atrae es la de FC Barcelona. Bartomeu y Ernesto Valverde van a ir a por él en julio. Lo tiene marcado en su agenda y ya han empezado los contactos, siempre informales, con el jugador.

Y es que en el Camp Nou ven a Griezmann como un refuerzo perfecto. Los motivos para ir a por el crack son varios, pero el hecho de que su cláusula de rescisión sea de tan sólo 100 millones es una oportunidad que el Barça no quiere desaprovechar. Viendo cómo se infló el mercado el último verano esa cantidad por uno de los mejores delanteros del mundo es una ganga.

Sí o sí

Pero al margen del precio, Valverde ve en Antoine un compañero perfecto para Messi. Su movilidad y técnica encaja perfectamente con el tipo de juego que quiere el vasco para su equipo.

Precisamente ese ha sido el punto que más han tratado las dos partes las veces que han hablado: el rol del francés. El crack quiere ir al Barça, pero ha puesto una condición indispensable que no es otra que ser titular indiscutible. No hay vuelta de hoja. 

No va a dejar el Atlético, donde es el jugador referente, para ir a un equipo que no le garantice los mismo minutos. Quiere dar el salto a un grande para conseguir títulos y sentirse importante, y eso pasa por ser titular. Si no es así, Griezmann ya le ha dicho a Bartomeu que no. 

Messi entra en juego

Una condición que parece no va a ser fácil resolver. Leo Messi ya le ha hecho saber a su entrenador y a la secretaría técnica azulgrana que no quiere que el club fiche a nadie que le pueda hacer sombra a Luis Suárez. Leo y el uruguayo son grandes amigos y el argentino quiere que Luis esté siempre a su lado.

El problema es que el Barça desembolsó el pasado verano 150 millones por Ousmane Dembélé. El francés, en estos momentos lesionado, está destinado a ser uno de los cracks cuando se recupere y debe ser titular sí o sí.

Con la tripleta ya formada -Dembélé, Suárez y Messi-no hay espacio, en teoría, para Griezmann. Sin embargo, por mucho que Messi lo pida, la idea de Valverde es ir, poco a poco, dejando de lado a Suárez. Es allí donde Antoinne sí que tendría hueco. En cualquier caso no parece que la petición del francés de ser titular indiscutible tenga una solución sencilla. Alguien tendrá que ser el sacrificado y, al menos sí es seguro, no será Leo.