El vestuario del Barça no traga a Luis Enrique

stop

Los cinco incendios que marcan un antes y un después con el entrenador asturiano

Luis Enrique tiene muchos frentes abiertos: con la prensa y con el vestuario | EFE

01 de enero de 2017 (09:59 CET)

El vestuario del FC Barcelona está harto de Luis Enrique Martínez. Los jugadores ya no pueden más. No lo soportan. No lo tragan.

Lucho es un técnico exigente, tanto como cuando era futbolista profesional. Muy disciplinado, exigente consigo mismo y con el resto. Pero con las malas pulgas por bandera.

Después de dos años exitosos, aunque difíciles, la plantilla del Barça se aproxima al hastío. Aguantar cada día el ceño fruncido del entrenador y su morro torcido se hace difícil.

Pero no es solo eso. En estos años se han producido diversas situaciones de máxima tensión que han generado una crispación general que, esta vez, amenaza con alcanzar su clímax.

Los cinco incendios

Son cinco, los incendios que Luis Enrique ha generado desde que llegó al banquillo del Barça y que han provocado el agotamiento de la plantilla.

Varios jugadores no lo pueden ni ver y se alegran de no tener apenas comunicación con él. Si fuese más fluida explotarían.

El último caso, la gota que colma el vaso en el seno de la plantilla, es referente a Ivan Rakitic. El centrocampista croata ha sido marginado en los últimos partidos y nadie entiende por qué.

Sin embargo, la plantilla le da todo su apoyo. Es una persona muy querida en el vestuario, siempre de buen humor. Su agente ya trabaja en buscar una salida del Barça.

Tres casos recientes

Otro incendio, más pequeño y aislado, se produjo recientemente cuando Luis Enrique culpabilizó a Arda Turan del error que costó el empate del Real Madrid en el último clásico.

Fue un feo gesto por parte del técnico, que no suele individualizar con los jugadores más que con los periodistas en sus ruedas de prensa y, además, suele jactarse de ello.

Arda, que también venía de estar señalado por sus salidas nocturnas, recibió el apoyo unánime del vestuario. El turco es otro jugador muy querido por sus compañeros.

También reciente es el caso de Aleix Vidal. Condenado al ostracismo desde hace casi un año, Lucho habló bien de él recientemente. Pero lo cierto es que el lateral ha pasado un infierno.

Explosiones y daños colaterales

En su primer año, Lucho protagonizó graves disputas con las personas más importantes e influyentes del equipo: Leo Messi y Xavi Hernández.

Con el segundo no fue algo sonoro. Se llevó con sigilo, gracias al buen hacer del egarense. Pero lo cierto es que Xavi abandonó el Barça tras ese primer año de Lucho.

Mucho peor fue la bronca con Messi, poco antes de la noche de Reyes. Se enzarzaron en una discusión durante un entrenamiento que elevó la crispación. Lucho no fue despedido de milagro.

El técnico azulgrana también se las ha tenido con otros jugadores del primer equipo como Gerard Piqué, Jeremy Mathieu, Jordi Alba y el propio Neymar.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad