El soberano cabreo de un portero del Barça

stop

La batalla por la titularidad sigue abierta

Ter Stegen y Claudio Bravo entrenan junto a Leo Messi, con Juan Carlos Unzué al fondo | EFE

13 de agosto de 2016 (18:07 CET)

La guerra fría en la portería del Barça sigue abierta. Los dos guardametas principales siguen con la mosca detrás de la oreja, ya que saben que la titularidad sigue en juego. Marc-André Ter Stegen y Claudio Bravo mantiene su mano a mano por conseguir ser el escogido de Luis Enrique Martínez. Y es que el culebrón por ser el canciller azulgrana no ha hecho más que comenzar.

Durante esta pretemporada Lucho se ha puesto el mono de trabajo de bombero y se ha encargado de ir apagando la llama que se respiraba dentro del vestuario culé. Y es que la tensión se ha ido palpando durante estas últimas semanas. Con los rumores de que el club había puesto a Bravo en la palestra, el chileno no acaba de encontrarse satisfecho en el equipo. Claudio intuye que la juventud y la proyección del alemán se impondrán a su veteranía y experiencia cuando la Liga dé el pistoletazo de salida. El Barça no puede permitirse perder a un portero en potencia como es Ter Stegen y, por su parte, el joven no quiere seguir una temporada más siendo el segundón. Polémica.

Tensión en el Gamper

La batalla está servida. Sin embargo, el técnico asturiano ha intentado ir frenando los ánimos. Y es que en los encuentros de pretemporada ha sido Masip el portero titular del Barça. Aun así, se intuye que este movimiento es solo una manera de dar largas a la situación, ya que las únicas dos opciones viables para jugar los partidos oficiales son Ter Stegen y Bravo.

En el primer gran examen en casa, el Trofeu Joan Gamper, Lucho optó por repartir los 90 minutos de juego entre los tres guardametas. El jugador que inicialmente salió como titular fue Claudio. Sin embargo, parece que el hecho de ser cambiado a los 30 minutos no sentó demasiado bien al chileno. José Ramón de la Fuente, preparador de porteros, tuvo que tratar de calmarlo, pero según fuentes internas del club, no hubo manera.

El sudamericano intuye que Ter Stegen le ganará la partida. Y es que aunque ahora está lesionado, todo apunta a que en dos semanas se recuperará del esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla izquierda. Bravo le ve las orejas al lobo y ya se ve ocupando el banquillo durante esta temporada. Luis Enrique tiene el pulso de la titularidad servido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad