Koeman pide a Bartomeu terminar con la oveja negra del Barça

El entrenador holandés del Barça, Ronald Koeman, manda un mensaje alto y claro al presidente Josep Mª Bartomeu

Ronald Koeman
Ronald Koeman

Ronald Koeman arranca su etapa como primer entrenador del Barça con una plantilla que, desde luego, no es precisamente de su gusto. Así se lo hizo saber desde el primer día el holandés a Josep Mª Bartomeu, asegurándole al presidente que había llegado el momento de acabar con la oveja negra del Barça en los últimos años: el flojo nivel de la defensa Blaugrana.

Obviamente no es que Ronald sea un tipo de entrenador al que le guste jugar en defensa. Todo lo contrario. Su ideal es un juego rápido, de toque, movimiento y, sobre todo, intensidad.

Pero para ello, como se ha demostrado en muchas ocasiones en el Camp Nou, es muy importante, básico de hecho, tener una línea defensiva de primerísimo nivel. El, uno de los mejores centrales que ha vestido la camiseta azulgrana, lo sabe mejor que nadie.

Los laterales del Barça están en la cuerda floja

Y es que la situación en la línea defensiva culé es más que preocupante. Es, de hecho, lo que provoca que Koeman se haya encontrado con una plantilla muy descompensada. En el lateral derecho aparecen dos nombres que, como ya ha ocurrido en los dos últimos años, no es que inviten el optimismo: Sergi Roberto y Nelson Semedo.

El catalán es un perfil más táctico, con buena salida de balón y una mejor lectura del juego de posición que Semedo, más físico y de llegadas en velocidad arriba. Pero ninguno de los dos es un lateral top. Y el Barça necesita, si quiere desplegar el juego visto y dinámico que le ha llevado a los títulos, necesita un lateral de mayor nivel.

Ver esta publicación en Instagram

🔴🔵

Una publicación compartida de Jordi Alba (@jordialbaoficial) el

En la banda izquierda la situación no es precisamente más sencilla. Jordi Alba, con 31 años y un mega-contrato que acaba en 2024, ya no es la bala que un día fue. De hecho, el catalán ha sido protagonista en varias de las noches fatídicas en Europa del Barça en lo últimos años. Su suplente, Junior Firpo, no entra directamente en los planes de Koeman. Así se lo hizo sabe el holandés pero, de momento, el lateral sigue en las filas del Barça.

El eje de la defensa, un problema para Koeman

Como sigue también Samuel Umtiti, un jugador que estaba llamado a hacer historia pero que sus lesiones de rodillas han acabado convirtiendo en la sombra de lo que un día fue. Koeman también le ha comunicado que debe buscarse en equipo.

La pareja de centrales titular apunta a ser la formada por Gerard Piqué y Clement Lenglet. Un Piqué que, por mucho que siga siendo un defensa top, no deja de tener 33 años y su físico ya no es el que era. De hecho, se le ha visto sufrir en muchos partidos precisamente por tener que cubrir huecos que no debería si el equipo estuviera bien armado defensivamente.

Gerard-Piqué
Gerard-Piqué

En el caso de Lenglet, es un central que, si bien no es de los que protagonizan grandes fallos, tampoco sobresale en nada en concreto y, visto lo visto, tampoco es que tenga gran margen de maniobra.

A partir de ahí, aparecen nombres como los de Araujo, un joven que tendrá ficha del primer equipo por orden del club y Todibo y Wagué a los que se les busca desesperadamente una cesión.

Una línea defensiva que, al menos de momento, no ha tenido ningún refuerzo y que, desde luego, va a ser y ya está siendo uno de los dolores de cabeza de Koeman. Es cierto que, si Koeman consigue apretar físicamente a Roberto, Piqué, Lenglet y Alba, el Barça tendrá una defensa en condiciones.

Ronald Koeman y su equipo técnico
Ronald Koeman y su equipo técnico

Sin embargo, si el equipo no juega junto, si las líneas se separan y la defensa sufre, el conjunto azulgrana volverá a fracasar. Ojo, no ante rivales pequeños, pero sí, como ha pasado en los últimos años, en Europa, donde la defensa azulgrana ha sido un coladero.

De ahí que Koeman esté exigiendo de forma discreta pero continua a la directiva que saquen dinero de donde puedan para reforzar la defensa. Es, desde luego, la línea mas débil de la plantilla azulgrana.

Publicidad