Paulinho vuelve a Barcelona con un mensaje de Neymar para Messi

stop

El Barça ocupa las conversaciones de la selección brasileña

Coutinho celebra un gol con Neymar y Paulinho antes de fichar por el Barça | EFE

06 de septiembre de 2017 (17:51 CET)

El enfado de Neymar con el FC Barcelona es evidente. Pese a que el brasileño trata de tender todos los puentes de amistad posibles - con la afición y los jugadores - su cruzada con la directiva no hace más que amargarse según van pasando las semanas.

La última acción del brasileño ha sido un ataque frontal a Josep María Bartomeu. Ni corto ni perezoso, Ney ha asegurado que el presidente “es una broma” tras las declaraciones de Bartomeu asegurando que fue “un error confiar en el padre de Neymar”.

En medio del cruce de mensajes aterrizó en el Camp Nou Paulinho, un fichaje pensado para rodear a Neymar de futbolistas afines al brasileño dentro del vestuario barcelonista.

El desembarco en medio de la tormenta

El ex jugador del Guangzhou Evergrande llegó a Barcelona cuando Neymar ya había firmado su contrato con el Paris Saint-Germain, y la concentración de Brasil con motivo de los partidos de clasificación para el Mundial ha significado el reencuentro de ambos.

Ante tal cantidad de humareda informativa, el diez se la Seleçao ha querido ser franco con el centrocampista, y ha reiterado el mismo mensaje que mandó a Suárez, Piqué y Messi durante el “motín de Instagram”.

Su decisión de irse a París no fue por dinero. El motivo para escoger salir del Barça es la falta de proyecto deportivo de la actual junta directiva que no va a permitir al equipo luchar de tú a tú con los grandes.

El lúgubre vaticinio

La desprotección que sintió Neymar por parte del club azulgrana cuando tuvo que enfrentarse a Hacienda plantó la semilla de la discordia entre jugador y palco, pero la pérdida de rumbo institucional ha sido la clave para que el carioca apostara por su nuevo destino.

Pese al mensaje pesimista de Neymar a Paulinho, también quiso mandar un mensaje de ánimo. Espera que Messi y compañía puedan llegar lo más lejos posible, pero augura un futuro negro si la moción de censura contra Bartomeu no sale para delante.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad