El sueldo de Luis Enrique es un problema en el Barça

stop

La directiva valora si renovar al míster es la mejor opción

Luis Enrique en una rueda de prensa | EFE

07 de enero de 2017 (18:28 CET)

Los altos sueldos son el gran problema del FC Barcelona. Cada temporada abarcan más dinero del presupuesto anual del club y actualmente el proyecto del Espai Barça peligra por culpa de los altos ingresos de algunos jugadores.

Las renovaciones de Leo Messi, Luis Suárez y Neymar complican mucho más a la entidad el fair play financiero que están obligados a cumplir los clubes de Primera División.

Tampoco los sueldos de Gerard Piqué, Sergio Busquets o Andrés Iniesta ayudan a que la situación mejore. Saben que son jugadores tan imprescindibles como la MSN. Es normal que también reclamen su parte.  

Pero los problemas económicos no solo son producto de las vacas sagradas. Hay un sueldo que afecta seriamente a la parte presupuestaria dedicada a la nómina de los miembros del primer equipo.

Luis Enrique, el entrenador mejor pagado

El técnico asturiano llegó en 2014 casi como un novato. Dirigió antes a la Roma y al Celta, pero nunca tuvo a su cargo una responsabilidad tan grande como es llevar el vestuario del Barça.

En esas condiciones la directiva le ofreció un contrato bastante austero, acorde con los logros que había conseguido hasta entonces. Es decir, ninguno.

Pero la temporada terminó de forma inmejorable. Un triplete que además se ganó desplegando un juego espectacular e implacable.

El técnico aprovechó la oportunidad para reclamar el sueldo que merece un entrenador que lo ha ganado todo. Con los tres títulos en el museo, los dirigentes de la entidad no pudieron hacer más que acceder a las peticiones del entrenador.

La herencia del Triplete

Así fue como Luis Enrique se convirtió en el entrenador mejor pagado del mundo (18.720.000 €). Muy por encima de otros pesos pesados como Pep Guardiola (17.760.000) en el Manchester City o José Mourinho (16.320.000) en el United, según 'El Confidencial'.

En su momento todo fue un camino de rosas. La afición estaba contenta y desde el club aceptaron las remuneraciones que pidió el míster.

Pero ahora esta situación se ha convertido en un problema. Luis Enrique no cosecha los resultados que exigen sus ingresos y al club apenas le queda margen de maniobra  para reforzar la plantilla con unos salarios tan altos.

Ahora la directiva espera paciente la manifestación del entrenador de renovar o no. Mientras tanto valoran si realmente les interesa mantener al entrenador mejor pagado del mundo.