20170923 636418034196859485 20170923224502 kMhH  3771x2570@RAC1 Web

El feo de Piqué a Messi que calienta la victoria contra Las Palmas (y avisa de mal rollo en el Barça)

stop

El central barcelonista pierde su batalla personal

01 de octubre de 2017 (18:18 CET)

En un partido envuelto en la polémica por la situación extradeportiva que amenazó con suspender el encuentro, el Barça ha acabado imponiéndose a Las Palmas por 3 a 0 en un Camp Nou cerrado al público.

En el más absoluto silencio de un campo sin afición, el equipo de Ernesto Valverde entró frío al campo. El ambiente que se respiraba era el de un entrenamiento y los jugadores parecían estar desconectados.

El resultado no se ha abierto hasta el minuto 49 de la segunda parte, y una vez derrumbado el muro emocional Messi ha sacado su magia a relucir para finiquitar el polémico encuentro. Su primer gol, no obstante, ha dejado una imagen que habla de la tensión en el vestuario.

El argentino ha recortado a Chichizola y tenía a Piqué sólo esperando recibir el pase del diez. Messi ha preferido finalizar él la jugada para sumar un nuevo tanto en su casillero y el central catalán no ha podido evitar mostrar su malestar.

Piqué jugaba otro partido

Piqué ha bajado la cabeza en el gol y no lo ha celebrado efusivamente con el resto de sus compañeros. Tras su posicionamiento público a favor del referéndum, sin duda esperaba marcar un gol para dejar un mensaje al público invisible del estadio.

La nube negra que se ha instalado sobre el zaguero desde ese momento le ha acompañado hasta el final del partido. El partido ante los canarios ha estado lleno de emociones para el que ha sido portavoz más claro de la suspensión del partido.

La presión de Piqué para no jugar el partido se ha encontrado con la oposición frontal de buena parte del vestuario, que prefería jugar el partido y alejarse del contexto político que rodeaba Barcelona.

La fractura en sus puntos de vista es una muestra de la división dentro del seno azulgrana que ha derivado en la dimisión de Carles Villarubí.  Piqué ha perdido hoy una batalla y su insistencia en mostrarse como representante de todo el equipo comienza a cansar al equipo. El Barça quiere centrarse en el futbol.