El Barça paga a un ex jugador de rugby como guardaespaldas de Leo Messi

El 'crack' puso sobre la mesa el nombre de este ex deportista que se ha convertido en su sombra en las últimas semanas

Fotografía: El Barça paga a un ex jugador de rugby como guardaespaldas de Leo Messi » Diario Gol
Fotografía: El Barça paga a un ex jugador de rugby como guardaespaldas de Leo Messi » Diario Gol

El crack del FC Barcelona Leo Messi tiene una sombra que le sigue a todas partes. Desde hace dos meses, cuenta con un guardaespaldas muy particular que no le abandona ni a sol ni a sombra y que vigila cada uno de sus movimientos y, especialmente, a su entorno para evitar que cualquiera le pueda molestar. Se trata de Juan Magdaleno, un ex jugador de rugby que llegó a ser internacional con la selección de España pero que desde hace más de tres décadas está vinculado al sector de la seguridad.

El guardaespaldas, elegido personalmente por el astro argentino, ya se vinculó hace años a Messi y en su despacho tenía en lugar destacado foto con el jugador. Juan Magdaleno había jugado en la división de rugby blaugrana entre 1975 y 1980, donde había destacado como jugador.

A raíz de la lesión

Tras abandonar el deporte, Magdaleno fue contratado por la empresa de seguridad Protecsa, donde llegó a ser director de operaciones hasta junio de 1994. Desde enero de 1995 hasta junio de 2010, fue socio y director general en la empresa CPS de Seguretat y en CPS de Serveis Empresarials. Desde junio de 2010 a abril de 2014, fue director regional de Castellana de Seguridad SA (Casesa). También tuvo cargos de responsabilidad en Protección Castellana SL. En todas estas compañías, cesó en abril del 2014.

Curiosamente, comenzó a convertirse en la sombra de Messi hace un par de meses, a raíz de la lesión del futbolista. Su nombre, según indican fuentes solventes, fue reclamado por Leo, pero su nómina la paga el Barça. Es más, en los desplazamientos tiene el privilegio de acompañar al primer equipo como inseparable del crack.

La protección del guardaespaldas no se limita al tiempo en que el futbolista viste de corto o asiste a eventos oficiales, sino que se extiende también a su vida privada. Magdaleno casi pasa desapercibido, pero su insistente presencia se ha hecho patente en las últimas semanas.

Publicidad