La mala fama de Odegaard en el vestuario del Real Madrid: los pesos pesados alucinan con “los humos del niñato”

El carácter del centrocampista del Real Madrid Martin Odegaard le tiene en el punto de mira de los pesos pesados

Martin Odegaard
Martin Odegaard

Después de firmar una muy buena temporada el año pasado en la Real Sociedad, Martin Odegaard se convirtió en uno de los ‘fichajes’ del Real Madrid para Zinedine Zidane. Pero el noruego ha ido de más a menos y este sábado no aprobó en la nueva oportunidad que le dio el técnico galo. Una aparición que acentúa la mala fama que ya arrastra desde hace semanas en el Real Madrid.

En realidad, esta mala fama se remonta a cuando el jugador ingresó en las categorías inferiores del club merengue allá por 2015. Entonces Odegaard se sumó al Castilla, donde dio un buen rendimiento, pero donde no terminó de cuajar con sus compañeros. Entonces hablaba de que era un jugador que llegó con el ego bastante subido.

Martin Odegaard
Martin Odegaard

Odegaard llega subido al Santiago Bernabéu

Unos aires que aún arrastra a día de hoy. La diferencia es que ahora se está codeando con tetracampeones de Europa.  Y estos no están para “los humos del niñato”   de Ordegaard, como definen algunos de los pesos pesados del equipo.

Un Odegaard que empezó el curso siendo uno de los protagonistas en el equipo de Zinedine Zidane. El técnico francés le dio la titularidad en los dos primeros partidos de la temporada.

FIFA 21 Standard Edition – PS4 (Videojuegos)

Lista De Precios:
71,99 €
Desde Nueva:
36,99 € En Stock
Utilizado de:
36,99 €En Stock
 

Odegaard no da la talla

Y aunque regresó lesionado tras el primero parón por compromisos internacionales, el técnico le guardó el puesto. En cuanto estuvo disponible el míster le dio minutos. Primero contra el Valencia, antes del segundo parón por selecciones. Y este sábado contra el Villarreal.

Una confianza que ha reforzado la personalidad del jugador, pero a la que no ha respondido sobre el terreno de juego. En sus primeras apariciones aportó cierto aire fresco al equipo. Pero ha ido de más a mucho menos, dejando de justificar los minutos que le da Zidane y los aires con los que se pasea por el Santiago Bernabéu.

Sin ir más lejos, su actuación se resumió este sábado a un disparo a puerta en el minuto 54.  Nada más. Mientras que el resto de su temporada en el Madrid se resume en los 206 minutos que ha jugado. Ni goles, ni asistencias.