El juez Ruz imputa al Barça por un supuesto delito contra Hacienda

stop

El club azulgrana se enfrenta a una sanción económica que podría elevarse a 36 millones de euros

Manuel Pizarro_300x159

20 de febrero de 2014 (15:43 CET)

El juez Pablo Ruz ha imputado al FC Barcelona por un supuesto delito contra Hacienda por el 'caso Neymar'. El magistrado de la sala quinta de la Audiencia Nacional ha concedido la petición realizada por el fiscal del caso, José Perals, que este miércoles pedía la imputación de la entidad azulgrana por, supuestamente, haber defraudado 9,1 millones de euros.

Esta defraudación se debería a la evasión de los impuestos correspondientes a los 37,92 millones que el Barça pagó al padre de Neymar entre 2011 y 2013. El delito contra Hacienda realizado por personas jurídicas está regulado en los artículos 305 bis y 310 bis del Código Penal y, en este caso, puede comportar una pena de prisión de dos a seis años –que como mucho podría afectar a los firmantes de los contratos– y una sanción económica cuatro veces superior a la cantidad defraudada. Es decir, de 36,4 millones.

Sin embargo, es poco probable que esto ocurra ya que el apartado 6 del propio artículo 305 CP dispone que si el obligado tributario paga en dos meses desde que fue imputado -a partir de hoy-, la pena puede reducirse en uno o dos grados. Por tanto, la pena de cárcel podría quedar únicamente en un arresto y la sanción económica se vería considerablemente reducida.

Existen indicios de delito

Un enjuiciamiento penal de estas características, si llega hasta el final, que tampoco es probable, puede durar unos nueve años perfectamente. Aunque el Barça es presuntamente inocente, hasta que se demuestre lo contrario, el juez ha entendido que existen indicios de delito. 

A priori, el Barça intentará demostrar que el dinero pagado a los Neymar era en concepto de traspaso del jugador -libre de impuestos-, mientras que el fiscal considera que es una retribución laboral y, por tanto, debe ser gravada por el Impuesto de No Residentes (24,75%). Probablemente, el fiscal entiende que las únicas cantidades que tienen la consideración de traspaso son las abonadas al Santos (17,1 y 7,9 millones).