Zidane tiene un nuevo lío (y de los gordos) en el vestuario del Real Madrid  

stop

Las reacciones a la goleada ante la Real Sociedad 

Zidane tiene un problema con un crack en el vestuario del Real Madrid | EFE

30 de enero de 2017 (17:03 CET)

Se repite la historia. La victoria del pasado domingo en el Santiago Bernabéu ha dejado varias lecturas en el seno del Real Madrid. Unas positivas, otras negativas.

La nota más agradable la puso el marcador (3-0). Ante la Real Sociedad, el conjunto de Zinedine Zidane volvió a convencer. Con la plaga de lesiones haciendo estragos, el técnico galo consiguió que las tres líneas del campo funcionaran.

Tras un inicio con muchos pitidos, los jugadores consiguieron calmas los ánimos y convertir los silbidos en aplausos.

El partidazo que se marcaron futbolistas como Lucas Vázquez, Mateo Kovacic, Casemiro o Sergio Ramos no pasó desapercibido para el público.

La gran nota negativa

Ahora bien, el resultado no eclipsó una realidad más que evidente. Karim Benzema volvió a estar desaparecido. Perdiendo balones, fallando lo infallable y sin mostrar ninguna seña de peligrosidad en el área contraria, el galo fue el más silbado por los madridistas.

Como era de esperar, la clara reacción del público ha levantado ampollas en el seno del club blanco. Los responsables son conscientes de que tienen un problema. En especial, Zidane –que analiza todos los duelos con lupa- se ha dado cuenta de la postura de los merengues.

No viene de ahora. Esta realidad magnifica la situación a pasos agigantados. Mientras que Zizou sigue tratando a Benzema como el niño de sus ojos, la evidencia de que su estado de forma no está al nivel deseado crece.

Tanto es así que ante la Real se vivió la cara y la cruz de la situación. Benzema no dio pie con bola. En cambio, Álvaro Morata marcó solo salir.

El debate por el '9' se aviva

La fortuna de poder empujar un balón y marcar gol puede ser cosa del azar. Sin embargo, la actitud y la garra que demostró el internacional español al saltar al verde es evidente. Contagia al público. Lo da todo.

La cara y la cruz. Ante esta situación, Zidane tiene un problema mayúsculo. Si fuera por él seguiría apostando por Benzema, pero la imagen sobre el verde habla por sí sola. La tensión crece a pasos agigantados. Se está convirtiendo en insostenible.

Si Zizou no quiere tener problemas, tendrá que dar su brazo a torcer. A día de hoy, el atacante francés no está para jugar de titular en el Real Madrid.