Zidane tiene un ataque de celos con una estrella del Real Madrid

stop

El último lío en el vestuario blanco

Zdiane, entrenador del Real Madrid, señala a un crack del vestuario

25 de enero de 2017 (02:04 CET)

Sergio Ramos está en un estado de forma excepcional. Apoteósico. Muy por encima de lo que podría esperarse. Es un futbolista capaz de sorprender constantemente.

Las gestas de Ramos, con sus goles de cabeza espectaculares, ya son parte de la historia del Real Madrid. Está en un pedestal.

Sin embargo, tantas alegrías y éxitos del camero han propiciado que se le suba un poco de más la moral. Tiene el ego por las nubes. Se lo tiene muy creído.

Tanto es así, que Ramos cada vez abusa más de su jerarquía en el vestuario. Parece que nadie le puede toser ni discutir nada.

Y en las charlas tiene un rol cada vez más protagonista. Los discursos motivacionales son lo suyo, hasta el punto que eclipsa al entrenador.

Es por este motivo que desde el club le han pegado un ligero toque de atención. Con tacto. No quieren afectar a su gran rendimiento, pero deben advertirlo.

Ramos Debe ayudar a Zidane

Está genial que siga marcando esos goles épicos que tan bien se le dan y que haga gala del físico privilegiado que tiene. Pero sin tapar a Zinedine Zidane.

El técnico del Real Madrid tiene ahora una ardua tarea por delante y necesitan que el capitán haga sus funciones como debe: que le ayude en lugar de dificultar su trabajo.

El afán de protagonismo de Ramos, en ocasiones resta peso a Zidane, la verdadera estrella del Real Madrid en estos momentos.

Zizou es el gran intocable, el que corta el bacalao. Y, ahora que las cosas se han torcido un poco con esas dos derrotas, tienen que ayudarle entre todos a mantener el timón del barco enderezado.

Visiblemente molesto 

Ramos debe olvidarse de ese ansia de líder y reforzar la figura de Zidane, al que a menudo trata más como si fuera un amiguete que como a su entrenador.

El trato cercano que Ramos exterioriza con Zidane es perjudicial, porque otros jugadores se terminan tomando las mismas confianzas y pueden dejar de tomarlo en serio. 

Las últimas informaciones señalan que el de Camas no se ha tomado nada bien el aviso. No pide que le den las gracias por todo lo que hace, pero que tampoco se rían en su cara, vino a decir tras recibir el mensaje. En el club sospechan que tiene un ataque de celos

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad