Gareth Bale tiene cada vez menos defensores | EFE

Zidane tapa el mayor escándalo de Gareth Bale (pero los cracks del Real Madrid se van de la lengua)

stop

El vestuario estalla contra el galés

29 de agosto de 2017 (10:18 CET)

Pasa de castaño oscuro. El rendimiento de Gareth Bale está llegando al límite de lo negativo. El galés ya estuvo en el punto de mira la pasada temporada y en esta las bofetadas no han tardado en caer.

El británico llegó al Real Madrid en el 2013 con una hoja de ruta marcada: debía ser el relevo generacional de Cristiano Ronaldo. Gareth tenía que convertirse en el nuevo líder del equipo y ser el próximo jugador franquicia de los blancos. Además, Cristiano fue un fichaje de Ramón Calderón, y Florentino siempre quiso que el crack supremo del equipo fuera un fichaje suyo.

Pero nada más lejos de la realidad. El jugador ha ido de más a menos en su etapa en Chamartín y nada presagia que vaya a levantar el vuelo.

El peor momento

No está en forma y se le ve cada vez más desubicado en el equipo de Zinedine Zidane. Y las lesiones tampoco ayudan. En total, Bale acumula más de 250 días en la enfermería desde que aterrizó en Concha Espina.

Y no solo eso. El perfil de jugador físico y veloz del atacante se aleja cada vez más del estilo de juego que quiere Zizou, más técnico y de toque.

Con todo, el jugador no está mostrando su mejor nivel y en el Santiago Bernabéu ya no esconden su agotada paciencia. A pocos les pasó desapercibida la pitada que se llevó el ‘11’ blanco en el choque ante el Valencia. Y Sergio Ramos fue uno de los que se percató de todo.

Ramos toma la palabra

"El tema de los silbidos no va a cambiar, ha pasado siempre y seguirá pasando. Durante años el nivel de exigencia del Bernabéu nos lo han hecho sentir. Cuando te toca no es agradable pero hay que saber vivir con ello. Tienes que irte a casa con la conciencia tranquila por haberlo dado todo. Un toque de atención nunca está de más y todos lo hemos vivido", declaró el capitán, posicionándose al lado de los aficionados en la opinión respecto al galés.

Pero sus compañeros no son los únicos indignados en la casa blanca. Un gran sector de la prensa madridista señala al extremo desde hace semanas.

“Lo que más molesta es que un jugador de talla mundial no trabaje en el campo. Es fácil ganarse el cariño de la afición, solo hay que partirse el alma por el escudo. Bale me parece un jugador maravilloso pero entiendo los pitos del Bernabéu. Lo que más molesta a la afición del Real Madrid es comprobar cómo un jugador no trabaja, eso no se puede perdonar”, explicaba Josep Pedrerol en el programa El Chiringuito de Jugones.

Bale no se merece descansar en vacaciones. El vestuario dice: ‘¿Y este parche que tenemos aquí? Es un cara, ha venido de una lesión, se recupera y se marcha de vacaciones. No sé si hablar de sobrepeso pero no está en forma”, añadía Iñaki Cano a la opinión del periodista catalán.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad