Zidane saca los colores a Florentino Pérez con cinco conflictos en el Real Madrid

stop

El entrenador señala los problemas de su plantilla

01 de agosto de 2017 (22:14 CET)

El Real Madrid ha concluido su pretemporada en Estados Unidos. Todavía le queda un partido por disputar pero es de menor calado, de los que se juegan para satisfacer al departamento de marketing y no tanto a la dirección deportiva.

En los encuentros relevantes que el combinado de Zinedine Zidane ha jugado hasta ahora, no ha llegado al aprobado justo. Son amistosos, pero un empate y dos derrotas son malos resultados para el Madrid en cualquier momento del año.

Zidane insiste en que el trabajo es bueno. La carga física de Pintus ha influido sobremanera en el rendimiento de los jugadores. Es de esperar que dé sus frutos a final de temporada, pero por el momento ha pesado mucho.

El entrenador madridista, no obstante, sabe que algunas de los defectos a corregir no tienen nada que ver con la preparación física. Es trabajo suyo pero también dejan un recado al palco de los blancos.

Los cinco pecados capitales

Los problemas más graves que ha acusado el cuadro merengue son la falta de intensidad y la debilidad defensiva. El conjunto de Zizou ha encajado ocho goles en tres encuentros, y muchos de ellos han llegado por falta de concentración.

Es de esperar que la intensidad mejore cuando la Supercopa de Europa esté en juego, pero contar con un central experimentado hubiera ayudado a mejorar el rendimiento. Sergio Ramos no ha podido estar desde el inicio y Varane, Nacho y Vallejo no han lucido galones.

El tercer problema grave es la falta de revulsivos en el banquillo. Florentino Pérez ha vendido a Morata, Danilo y James. Sus recambios momentáneos, Mayoral, Ceballos y Achraf no han aportado tanto como hacían los eternos reservas. Hay tiempo, pero no todo el del mundo.

Los últimos y más importantes focos de conflicto tienen una solución clara. No hay gol y no lo hay porque Cristiano Ronaldo no está. Gareth Bale no ha asumido el mando y Benzema no es un killer. Zidane ha reclamado un delantero y ha dejado claro que el galés puede salir si llega Mbappé.

El técnico madridista tiene claro los debes de su equipo. Tratará de solucionarlo para levantar la Supercopa de Europa y la Supercopa de España, pero necesitará la ayuda de su presidente.