Zidane reconoce su cantada con un cambio de cromos para el Real Madrid

stop

El entrenador blanco está decepcionado con el rendimiento de un futbolista del primer equipo

El vestuario de Zidane es un polvorín | EFE

09 de noviembre de 2016 (21:03 CET)

Zinedine Zidane está decepcionado. Jugadores que debían dar un paso adelante cuando fuesen mal dadas en el Real Madrid no lo han dado. El entrenador blanco reconoce a su entorno que pudo haberse equivocado al impedir la marcha de un jugador por el que siempre ha sentido una especial devoción. Es una apuesta personal, pero no está dando la cara.

Se trata de Rafael Varane, compatriota del entrenador. El defensa de 23 años –valorado en 30 millones de euros– tiene todas las condiciones físicas y de talento para triunfar en el fútbol europeo . Sin embargo, adolece de algo muy importante: carácter; garra. Esto está jugando en su contra. Le ha llegado la hora de asumir responsabilidad y no lo está haciendo.

Si se duerme en los laureles, hasta el canterano Nacho le pasará la mano por la cara. El central madrileño, de 26 años, ha aprovechado los pocos minutos que ha tenido con buenas actuaciones y hasta un gol acrobático que dio la vuelta al mundo. El defensa, muy centrado, empieza a dar argumentos a Zidane para su arrepentimiento.

Apuesta fallida

Mourinho hubiese pagado un dineral por el central francés el pasado verano, necesitado como iba de buenos defensas en el Manchester United. Y el Madrid se hubiese podido reforzar con un central pata negra de los que sonaban en el mercado: Laporte o Marquinhos. Pero Zidane quiso seguir apostando por Rafa. 

Lo cierto es que Varane ha tenido muchas opciones en lo que va de curso con las dos lesiones de Pepe –al inicio de temporada y en la actualidad– y de Sergio Ramos. Sin embargo, el defensa francés ha cometido errores infantiles, ha regalado goles al rival y ha fallado cuando era más necesario. No ha estado a la altura. A Zizou le duele, porque él fue quién recomendó su fichaje a Mourinho cuando el jugador tenía solo 18 años