Zidane quema a una estrella del Real Madrid en el cara a cara más caliente con Florentino Pérez | EFE

Zidane quema a una estrella del Real Madrid en el cara a cara más caliente con Florentino Pérez

stop

El entrenador blanco explota con un niño mimado del presidente

21 de septiembre de 2017 (14:35 CET)

El Real Madrid es una cuadrilla de niños mimados. Curiosamente, los principales capos del club tienen a sus respectivos favoritos. Y los ayudan cuánto pueden.

Los casos más significativos son los de Karim Benzema, Rafa Varane, Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Son los jugadores con más privilegios juntos a los capitanes, Sergio Ramos y Marcelo.

Benzema y Varane son los protegidos de Zidane, pero empiezan a estar en el punto de mira del presidente. Florentino Pérez no termina de confiar en ellos y tiene cruzado al defensa francés.

Los niños mimados del presidente, en cambio, son Cristiano y Bale. Dos jugadores fichados no solo por su rendimiento deportivo sino con la idea de generar mucho dinero en marketing.

El crack portugués es intocable para el presidente mientras siga siendo una máquina comercial. Además, y pese a su egoísmo, sigue dando títulos al club blanco y ha hecho historia.

Zidane entiende esta situación y lo alaba siempre que puede. Pero no hay que pasar por alto que el mejor fútbol del Madrid de Zizou se ha desplegado sin Ronaldo sobre el césped.

Desastre contra el Betis

El técnico se siente limitado en sus esquemas por la anarquía de Cristiano y los jugadores están mucho más maniatados con él en el campo. Como se pudo comprobar frente al Betis.

Sin embargo, con quién Zidane ya no puede más es con Bale. Otro futbolista al que el galo defiende a capa y espada en las salas de prensa.

Según ha podido saber Diario Gol, Zizou hace este papel a petición de Florentino Pérez. Porque es una apuesta personal del presidente y el fichaje más caro de la historia blanca.

Zidane liquida a Bale

Sin embargo, la realidad es que a Zidane no le gusta jugar con Bale porque el juego colectivo se ve claramente deteriorado. Siempre tiene algún destello de calidad, faltaría más, pero no es bastante.

Bale es un atleta. Futbolista veloz y potente que en ocasiones marca las diferencias, pero toda la hinchada del Madrid coincide: con él sobre el césped juegan peor.

Tras la catástrofe del Bernabéu –dos empates y una derrota en tres partidos– Zidane ha vuelto a la carga y ha quemado al galés en un cara a cara con Florentino: el Madrid juega mejor sin Bale.