Zidane quema a un crack del Real Madrid en la charla más caliente con Florentino Pérez

stop

El francés le exige al presidente que tome medidas con uno de sus cracks

Zidane tiene un grave problema con uno de sus cracks | EFE

19 de enero de 2017 (12:07 CET)

Las aguas bajan revueltas. Las dos derrotas consecutivas sumadas al empate de la Copa ante el Sevilla han removido los cimientos del Santiago Bernabéu.

Los buenos resultados tapaban las limitaciones del equipo de Zinedine Zidane. Pero todo tiene un límite. Puede tener buena pinta, pero cuando algo huele ya no hay quién esconda lo que está podrido.

Cambios

Es el momento de tomar decisiones. Drásticas si hace falta. Lo que sea necesario para revertir una situación que apunta a caída libre del líder de la Liga.

Estuvo bien mientras duró la flor. Se marchitó y ahora hay que plantar nuevas semillas. Así se lo comunicó el técnico a Florentino Pérez después de las últimas actuaciones de su equipo.

Al menos erradicar las malas hierbas que enturbian el vestuario. Entre ellas los privilegios de algunos jugadores.

El técnico se planta

Zidane le trasladó al presidente el problema que se avecina con Cristiano Ronaldo. El luso hace meses que no muestra su mejor versión. No tiene la forma necesaria para dar lo que se le exige.

Pero el jugador insiste en jugar y el presidente apoya al jugador. Para contentar a todos llegaron a un acuerdo para que CR7 jugara en la posición de delantero centro. Menos desgaste y más concentración para rematar las jugadas decisivas.

Nada de eso. A Cristiano se le vio muy perdido en los últimos partidos y su obligada presencia en el once no permite al entrenador introducir los cambios deseados.

No solo es un hándicap para el juego del equipo. Lo es también para sus compañeros, a los que no puede dar entrada por culpa de la presencia del portugués. Álvaro Morata es el mayor perjudicado.

Zidane se lo dijo claro a Florentino. Mientras Ronaldo siga disfrutando de sus privilegios y haciendo lo que quiera el equipo tendrá problemas. No puede ser que un club entero quede supeditado a los caprichos de un jugador que está de vuelta.

El francés le pidió al dirigente que se lo haga ver al actual Balón de Oro. Así solo consigue perjudicar al equipo. El presidente le prometió tomar medidas. Veremos hasta donde llegan. Si llegan.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad