Zidane mete miedo a Florentino Pérez con un bombazo si el Real Madrid gana la Champions

stop

El órdago del francés al mandatario revoluciona Chamartín

La estrella en la agenda del Barça que llama a Zidane con un “quiero jugar en el Real Madrid” | EFE

12 de mayo de 2017 (10:49 CET)

Gesta inédita. Zinedine Zidane y el Real Madrid tienen al alcance de la mano lograr lo que nunca antes ningún equipo ha conseguido. El próximo 3 de junio el conjunto blanco puede convertirse en el primer equipo en levantar dos Champions Leagues seguidas.

No solo eso. El técnico está a cuatro partidos de devolver un doblete a las vitrinas del Santiago Bernabéu que no se veía desde 1958.

La bomba de Zidane

Pero no todo es oro lo que reluce. Lo que a simple vista puede parecer una situación de bonanza, esconde un detalle que puede poner patas arriba al club de Concha Espina. Zidane se estaría planteando dejar el club si finalmente levanta la duodécima. Él mismo ha reconocido en más de una ocasión que no se casa con nadie.

"No sé qué pasará la temporada que viene, no intervengo en la programación de la próxima campaña", ha declarado en más de una ocasión cuando le han preguntado por su futuro.

Por un lado, es muy difícil que el galo iguale en los próximos años los éxitos cosechados desde su llegada a principios del 2016. El francés cree que si suma la segunda Champions en dos años sería un buen momento para dejar a la entidad por todo lo alto, sin cerrar las puertas a una posible vuelta en el futuro.

Pero ese no es el único motivo que hace dudar al entrenador. Según apuntan desde Madrid, el míster no está cómodo entrenando al conjunto de la capital.

Quiere más libertad en la gestión

Zizou está muy contento con el rendimiento de sus jugadores. Tanto con los titulares como con los suplentes. El francés está fascinado de cómo sus futbolistas saben interpretar sus ideas sobre el terreno de juego y transformarlas en títulos.

Pero Zinedine siente que en demasiadas ocasiones no puede hacer caso a sus sensaciones e intenciones porque la mano de Florentino Pérez en el vestuario es muy larga.

Casos concretos

Por ejemplo, Zidane sí opina que Keylor Navas es un portero con la calidad suficiente para defender la portería del Real Madrid. Sin embargo, el dirigente está convencido con la idea de fichar a David de Gea y dar salida al costarricense, lo que obligará al míster a dar la titularidad al internacional español en detrimento de Navas y de su voluntad.

El preparador tampoco quiere perder de vista a Isco Alarcón. Sin embargo, y como ya vivió cuando era segundo de Carlo Ancelotti, Gareth Bale es el galáctico del presidente y, si está en condiciones, debe jugar sí o sí. Aunque su presencia en el once merme las posibilidades del grupo. Una situación que relega al de Benalmádena al banquillo, mientras Zizou quiere al andaluz siempre desde el inicio.

Karim Benzema es  el otro nombre que hace dudar al técnico galo. Desde la T4 del Santiago Bernabéu presionan a ZZ para que le dé más minutos a Álvaro Morata, pero el francés prefiere a  Karim, aunque ello suponga que le acusen de amiguismo con el ariete. Si bien es cierto que Morata tiene más gol, Zidane prefiere las aportaciones que hace su compatriota. Aunque sean menos visibles, Zinedine las considera vitales.

El entrenador tiene contrato con el Real Madrid hasta el 2018, y las intenciones de los responsables es prolongar el acuerdo hasta el 2010. Sin embargo, algunas cosas deben cambiar si en Concha Espina quieren que Zinedine Zidane siga al frente del equipo los próximos años.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad