Zidane manda un 'recadito' a Florentino Pérez sobre el fichaje bomba

stop

El entrenador del Real Madrid se desespera con un futbolista

Zinedine Zidane

20 de agosto de 2016 (12:57 CET)

"Si no sale alguien, no puede venir otro jugador. Eso es seguro", con esta contundente afirmación despejaba Zinedine Zidane las nuevas preguntas de los periodistas sobre el mercado de fichajes en la previa del Real Sociedad-Real Madrid que se juega este domingo en Anoeta (20:15 horas). El técnico galo empieza a estar harto y no tiene problemas en mandar recaditos a su presidente, Florentino Pérez, que es quién debe desatascar la situación.

Zidane completa la frase con esta añadidura: "Estoy contento con esta plantilla. Estoy muy contento de tener esta plantilla". Sin embargo, salta a la vista que no dice toda la verdad y nada más que la verdad. Zizou suelta ese recado porque está esperando un movimiento de Florentino, pero nadie está dispuesto a pagar lo que el presidente blanco estima necesario.

Zidane no se mete en temas económicos. Simplemente quiere que vendan a un jugador dispensable –James Rodríguez, Isco Alarcón o Mateo Kovacic– por un precio razonable para depsués poder abordar una operación galáctica. Lo hemos dicho por activa y por pasiva: el deseado, tanto de Zidane como del propio Florentino es David Álaba, pero la operación se va a 80 millones de euros.

Obsesión Álaba

El técnico le ha dicho a Florentino que haga lo que quiera con James. Palabras que no puede expresar de puertas para fuera, solo en la intimidad. De ahí viene el mensaje de despedida y apoyo de Cristiano Ronaldo, conocedor de la situación de James. A vía libre para que incluyan a James en la operación por Álaba o, incluso, en un truque con Eden Hazard.

Sin embargo, Álaba es la obsesión poeque podría jugar como mediocentro dando relevo a Casemiro, podría hacerlo como central y también en el lateral izquierdo o, incluso, más avanzado, relevando a Toni Kroos si fuera necesario. Su polivalencia abre un abanico de opciones a Zizou, que sigue empeñado en birlar al jugador austríaco del Bayern de las garras de su amigo Ancelotti.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad