SOS al Barça: el galáctico de Zidane (y Florentino Pérez) que traiciona al Real Madrid | EFE

Zidane está muy mosca con una estrella del Real Madrid (y hay sorpresa)

stop

El entrenador blanco señala el rendimiento de un peso pesado del equipo

25 de septiembre de 2017 (20:06 CET)

Zinedine Zidane ha comenzado la temporada más mosqueado de lo habitual. Aunque mantiene el tono sosegado y amigable en rueda de prensa, en los entrenamientos está más alterado.

No se explica como los jugadores más veteranos todavía cometen fallos de cadete que terminan comprometiendo al equipo. Del mismo modo, cree que algunos están demasiado despistados.

El jugador al que ha señalado Zizou recientemente no es otro que el capitán: Sergio Ramos. El de Camas no parece estar concentrado en los partidos. Canta demasiado.

El galo ya se enfadó con él cuando fue expulsado contra el Deportivo. No podía entender como un jugador de su veteranía no es más listo para evitar ese tipo de acciones.

Más allá de que el árbitro se hubiese equivocado o no, Zidane clama al jugador que sea más pillo. Que si siempre le cazan a él, será por algo.

El técnico necesita al mejor Ramos porque la defensa es el claro punto débil del equipo. Varane todavía es muy irregular y se lesiona mucho, Vallejo es como si no estuviese y Nacho cumple como el que más, pero tiene algunas limitaciones.

Toque de atención también a Cristiano

Por todo ello, Ramos debe seguir dando el callo y no perderse partidos tontamente. El problema es que la defensa es corta y el sevillano está condenado a jugarlo prácticamente todo. Algo que preocupa.

Otro pesado con quién Zizou se mosqueó fue Cristiano Ronaldo. Que, igual que Ramos, pecó de infantil en el Barça-Madrid de la Supercopa y fue tontamente expulsado y duramente sancionado.

La rabia llevó a Cristiano a empujar al árbitro, lo que le valió un castigo mucho mayor: se perdió la vuelta de la Supercopa y cuatro partidos de Liga.

Zidane planea una reunión con los pesos pesados para que den un paso al frente: ni expulsiones tontas ni ataques de ansiedad, egoísmos e individualismos. Hay que sumar y dar ejemplo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad