Zidane encarga el seguimiento de un jugador del Barça

stop

El entrenador del Real Madrid no descarta pescar en el eterno rival

Zidane cierra el primer fichaje para el Real Madrid 2017-18

29 de noviembre de 2016 (19:05 CET)

Quedan cuatro días para el clásico y la tensión se palpa en el ambiente. Los blancos llegan crecidos a la cita que los medirá con los de azulgrana en el Camp Nou.

El Real Madrid se muestra prudente ante un choque de esos peligrosos: puede hundir al eterno rival o, todo lo contrario, darle alas.

Es por ello que Zidane ha pedido a sus ayudantes y scouters que hagan un seguimiento exhaustivo de todos los jugadores del Barça. Incluso de los que menos juegan.

Entre los distintos informes que ha revisado el técnico aparece el de un futbolista que gusta especialmente en el Bernabéu y que no termina de tener continuidad.

Gusta Rafinha

Su nombre es Rafa Alcántara y no es la primera vez que retumba su nombre en los despachos de Chamartín.

Rafinha gusta en el Madrid desde su etapa en el Celta porque es un jugador descarado, atrevido, con técnico, gol, regate y mucho empuje. Su actitud suele ser encomiable.

Sin embargo, este curso no termina de contar para Luis Enrique. El técnico asturiano decidió apostar por él hace dos años, pero ahora no le da continuidad.

El entrenador azulgrana ha preferido reforzar la posición del brasileño con varios fichajes en los últimos años: Arda Turan, Denis Suárez y André Gomes.

Pocas oportunidades contra los grandes

En los últimos partidos, Lucho ha mostrado una clara preferencia por los dos últimos. Mientras que a Rafinha lo suele colocar más a menudo junto al turco.

Lo cierto es que el hijo de Mazinho hizo muy buenos partidos este curso contra equipos de la zona baja: Leganés (un gol), Sporting (un gol), Deportivo (dos goles) y Granada (un gol).

Contra los equipos fuertes no ha tenido oportunidades, a pesar de que sigue trabajando sin quejarse, a la espera de más minutos.

Cláusula de rescisión: 30 millones

Zidane está al loro de la situación de Rafinha, cuya cláusula es de 30 millones de euros. Su situación recuerdo un poco a la de su hermano.

Thiago Alcántara tonteó con el Real Madrid antes de firmar por el Bayern. Su cláusula era de unos 20 millones y el equipo entonces de Pep Guardiola abonó 25 'kilos' para llevárselo.

De no haber intervenido Guardiola, Thiago habría podido vestir de blanco porque en el Bernabéu estaban interesados en él. Ahora, interesa su hermano Rafinha

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad