Zidane avisa a Cristiano Ronaldo en el Real Madrid-Villarreal (y Florentino Pérez toma nota)

stop

Los blancos remontan un partido que se puso muy feo en el Estadio de la Cerámica

Cristiano Ronaldo está contra las cuerdas en el Real Madrid | EFE

26 de febrero de 2017 (22:58 CET)

Ya no es lo que era. Se le está pasando el arroz. Cristiano Ronaldo sigue estando valorado en 100 millones de euros. Pero su mayor virtud para seguir en el Real Madrid es que sigue vendiendo muchos calzoncillos.

Sobre el terreno de juego ya no aporta lo de antaño. Sigue sumando en la clasificación de goles por razones muy sencillas: está rodeado de estrellas que trabajan para que marque y sigue chutando los penaltis.

Así marcó contra el Villarreal para anotar su 16º tanto en Liga. Está a dos de Luis Suárez y a cuatro de Leo Messi, con un partido menos.

El gol del astro portugués sirvió para empatar en el Estadio de la Cerámica (2-3), donde los blancos sellaron una gran remontada.

Aluvión de goles

Los hombres de Zidane encajaron dos goles en el arranque del segundo tiempo obra de Manu Trigueros ('50) y Bakambu ('56).

Las entradas al verde de Isco por Casemiro y Morata por Benzema fueron vitales para sellar la remontada y dar la vuelta a un partido con polémicas arbitrales, donde el Villarreal fue muy superior en varias fases del choque.

Gareth Bale ('64), Cristiano desde el punto de penalti ('74) y el propio Morata ('83) obraron el milagro y rescataron tres puntos que parecían perdidos.

Se acaba el crédito

Sin embargo, Cristiano Ronaldo sigue sin estar. Sigue sin generar juego, ni jugadas de peligro. Zidane le dio un aviso recientemente.

El entrenador francés no es ciego y ve que, cada vez más, el luso empieza a ser una carga para el equipo. Le dijo que no le conviene jugarlo todo.

Florentino Pérez, siempre atento desde el palco, está al corriente de lo que ocurre. Está de acuerdo con Zidane. De momento, toma nota.

A final de curso, y en función de como vaya la temporada, se tomarán las decisiones oportunas. Los calzoncillos no tendrán un efecto vitalicio