Zidane ata una reunión de urgencia para frenar una fuga en el Real Madrid

stop

El técnico activa las alarmas en la T4 del Santiago Bernabéu

Zinedine Zidane pone en alerta al real Madrid ante la posible fuga de un crack | EFE

19 de julio de 2017 (14:19 CET)

Saltaron las alarmas. En el Real Madrid han activado el estado de alerta ante la posible fuga de uno de los pesos más pesados del conjunto de Zinedine Zidane.

Según apunta Premium Sport, la Juventus de Turín ha iniciado recientemente conversaciones con Toni Kroos, al que quiere vestir de bianconero a toda costa de cara a la próxima temporada.

Los italianos estarían decididos a invertir los 45 millones de la venta de Leonardo Bonucci al Milan en la contratación del alemán. Según el medio, en Turín llegarían hasta los 80 ‘kilos’ para hacerse con el germano.

Cambio de objetivo

La Juve ya montó una ofensiva para llevarse a Luka Modric al principio del mercado estival, pero finalmente la oferta por parte del club transalpino no llegó a concretarse. La inversión que implicaba su traspaso y el que entonces no hubieran ingresado la venta de Bonucci echó para atrás a los turineses.

Ahora, con la cartera llena, han decidido volver a la carga pero yendo un poco más allá. Los 27 años de Kroos aseguran más años de fútbol que los 31 de Luka, con lo que, aunque más cara, la consideran una apuesta más segura.

Contraofensiva blanca

Pero en Chamartín no piensan quedarse con los brazos cruzados. Toni es una de las piezas fundamentales del sistema de Zinedine Zidane.

El técnico no concibe un centro del campo sin el ex del Bayern de Múnich. De hecho, Kroos fue el segundo futbolista con más minutos de la plantilla la temporada pasada, solo por detrás de Cristiano Ronaldo.

Los responsables ahora están obligados a convencerle en lo deportivo y lo personal. La otra opción para retenerlo pasaría por ofrecerle un nuevo contrato al alza, aunque su última renovación data del pasado octubre. Subirle más la ficha al centrocampista produciría un desajuste salarial que podría crear un problema en cadena en el vestuario blanco.