Zidane apuñala a Isco (y Sergio Ramos termina a gritos con un crack del Real Madrid)

stop

La victoria ante el Sporting no tuvo un final feliz

“Quiero jugar con Messi”. La llamada al Barça que traiciona a Zidane| EFE

16 de abril de 2017 (12:38 CET)

Discrepancias. La victoria del Real Madrid ante el Sporting de Gijón en El Molinón (2-3) dejó muchos aspectos positivos. Por un lado, la victoria dio tres puntos vitales a los blancos para seguir mandando en la Liga y dar un paso más hacia el título. Por otro, Isco Alarcón volvió a demostrar que es un futbolista diferente, y que el Real haría muy bien en intentar retenerlo.

El malagueño calmó los ánimos de la afición asturiana al empatar el gol inicial de Cop. Los seguidores se habían venido arriba con el 1-0. Ya con el partido roto y cuando parecía que el encuentro iba a terminar en empate, volvió a aparecer el de Benalmádena para sentenciar la victoria con un disparo seco a la base del palo de Cuéllar.

Desprecio a Isco

Sin embargo, no todos vieron las virtudes del centrocampista. O, al menos, no quisieron verlas. Zidane habló de Isco en la rueda de prensa posterior al encuentro, pero no de la mejor manera. El técnico galo restó méritos al futbolista y avisó que sus ideas no van a cambiar por muy buenos partidos que haga el ex del Málaga.

"Lo más difícil es meter a jugadores muy buenos sólo de vez en cuando en el partido. Esto no va a cambiar pues tengo que tomar decisiones. Estoy muy contento con su partido. Su sitio es en el Madrid, como siempre he dicho, y ha demostrado con su actuación que es grandísimo jugador. Pero me alegro por todo el equipo", comentó el míster.

En la misma línea habló Marcelo acerca del media punta. El lateral brasileño restó importancia a la exhibición de Isco para resaltar el trabajo colectivo.

Pero los feos a al andaluz no fueron los únicos aspectos negativos del partido. Hubo otro feo que puso patas arriba el vestuario blanco.

Mala actitud

Lucas Vázquez no escondió su enfado cuando fue sustituido en el minuto 71. El canterano se marchó con cara de muy pocos amigos, propinó un puñetazo al banquillo y se pasó el resto de minutos murmurando cosas que no apuntaban a ser nada positivas. No solo eso. Al finalizar el partido saltó al césped con el resto de sus compañeros, pero fue el único que apenas celebró un triunfo tan importante.

La actitud del ex del Espanyol no quedó impune. Sergio Ramos asumió los galones de capitán para decirle que basta de numeritos. El de Camas abroncó a Lucas por el show que montó en el cambio. Lo considera una falta de respeto hacia los aficionados y también hacia Mariano, que fue el jugador que entró en su lugar.

No es la primera riña que tiene el central con sus compañeros por este asunto. El ex del Sevilla también dio una reprimenda a James Rodríguez en Leganés y hasta a Cristiano Ronaldo, que tampoco acepta muy bien las sustituciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad