Florentino Pérez y Zinedine Zidane | EFE

Y no es Isco: quiere irse. Y Zidane no lo deja. Lío (y gordo) con Florentino Pérez en el Real Madrid

stop

El crack que pone patas arriba el Santiago Bernabéu

12 de abril de 2019 (14:15 CET)

Lío en el Santiago Bernabéu. Y de esos que no gustan nada a Zinedine Zidane. En esta ocasión no es Isco Alarcón el que ha puesto el Real Madrid patas arriba, sino uno de los ‘niños mimados’ del míster blanco: Raphael Varane.

El futuro del central está en el aire y los movimientos en el entorno del jugador y en el club no paran. Cuentan los suyos que la voluntad del galo es la de hacer las maletas. Sabe que tiene la confianza de Zinedine para seguir siendo una de las referencias en el once blanco, pero está molesto con el club.

Entiende que tiene ya el nivel y el caché (fue Campeón del Mundo con Francia el pasado verano) para ser un jugador de los mejor pagados del vestuario, algo que a día de hoy no ocurre. Los 6 millones que cobra por año le perecen pocos, y quiere situarse en los 9, una cifra que lo colocaría entre los top.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

⚽️👊🏾💥 #TeamVarane

Una publicación compartida de Raphaël Varane (@raphaelvarane) el

Varane y su futuro en el Madrid

Y así se lo ha hecho saber al presidente y al técnico. Pese a que tiene contrato hasta 2022, el defensa sabe que, a sus 25 años y con una vitrina llena de títulos, es el momento de conseguir el contrato de su vida.

Y sino lo tiene en el Bernabéu será en otro club. De hecho, su entorno ya ha dejado caer en más de una ocasión la voluntad de Varane de marcharse una vez acabe el año. Tiene ofertas muy interesantes encima de la mesa y va a luchar por salir.

Eso sí, no lo va a tener nada fácil. Zidane ya le ha indicado a la directiva que su compatriota es intransferible. Es más, cuentan que Florentino tiene muy claro que su cláusula de 500 millones de euros está ahí para algo y que va a ser muy difícil que el Real encuentra un sustituto de primer nivel de Varane por mucho que paguen una millonada.

Lo más probable es que el lío acabe con una subida de sueldo del francés, como ya ocurrió con Samuel Umtiti en el Barça, pero de momento Raphael sigue apretando las tuercas todo lo que puede.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad