Cristiano Ronaldo celebra con Lucas y Sergio Ramos la fortaleza del Real Madrid de Florentino Pérez | EFE

Y lo peor para el Barça está al caer: reunión de Florentino Pérez. 500 millones (y no es por Neymar)

stop

El presidente del Real Madrid pone los cimientos de la revolución que niega Zidane

27 de abril de 2018 (19:09 CET)

Zinedine Zidane lo niega todo últimamente. Ahora dice que quiere seguir en el Real Madrid pero que “ya veremos”. También habla de la continuidad de Gareth Bale y Karim Benzema cuando todo el mundo sabe que, al menos el galés, está fuera.

La última del entrenador blanco es que “el Real Madrid nunca tuvo revoluciones de cambiar todo y de repente”. Alega que “las cosas se hacen con cabeza, y tranquilidad”.

Opiniones muy respetables pero que encajan más bien poco con la imagen que Florentino Pérez lleva vendiendo al mundo desde que se hizo con la presidencia del Real Madrid.

Su paso por la poltrona presidencial ha estado acompañada de importantes revoluciones. Y, si bien es cierto que esta dinámica se ha visto invertida en los últimos años, todas las fuentes del Santiago Bernabéu apuntan que este verano será de locos.

Es cierto que Florentino Pérez ha esperado su momento. Ha confiado en la BBC en contra de todos los indicios y previsiones habidos y por haber. Pero se acabó.

Este verano será el de la enésima confirmación de Cristiano Ronaldo y el de la machada de sus dos compañeros. Benzema puede salvarse, Bale lo tiene crudo.

Gareth bale juve

Florentino tiene las bases puestas para construir un nuevo Real Madrid ganador donde podrá aprovechar mucho de lo que ya tiene, pero sin olvidar la necesidad de dar un golpe de efecto.

Renovaciones millonarias de Adidas y Fly Emirates

Y si hay que cuantificarlo, en cantidades de dinero estamos hablando de unos 500 millones de euros. La inversión más bestia de la historia.

El presidente del Real Madrid sabe que ha llegado la hora de tirar la casa por la ventana. Independientemente de que se pueda cerrar el fichaje de Neymar o no –una situación que dependerá en buena medida de cómo le vaya en el Mundial– habrá revolución.

Florentino está negociando la renovación de acuerdos multimillonarios con las principales marcas que sustentan el Madrid: Adidas y Fly Emirates.

La estrategia del presidente es esperar a ver cómo acaba la temporada. Sabe que un Madrid con un triplete de Champions consecutivas no tiene oponente en el mercado.

De Gea, pese a la oposición de Mourinho

Los blancos están llamados a ser el club con más ingresos del mundo, después de haber saltado del trono en los últimos años. Y con esa inyección de dinero, Florentino hará milagros.

Empezando por la portería. No importa que José Mourinho se ponga farruco –“No hay ninguna posibilidad de que [De Gea] se vaya”–, el portero de España debe vestir de blanco.

David de Gea es el primer objetivo de Florentino en la construcción de su Madrid indestructible. Y si tiene que pagar 100 millones de euros por él, los pagará.

De Gea y Piqué durante el partido amistoso España Argentina / EFE

Hace tres veranos, en 2015, el dirigente blanco estuvo a punto de pagar unos 30 millones por el cancerbero. Duele pensar que ahora cueste más de dos veces más, pero es lo que hay.

El Madrid genera mucho dinero y ni siquiera las presiones de Keylor Navas incordian esta vez. El tico podrá seguir en el club, luchando desde la suplencia. No hay problema.

La gran estrella: Neymar o Salah

Sin embargo, el mayor montante de esos 500 millones de euros debe ir dirigido a un crack de primer nivel. La nueva estrella.

Gareth Bale saldrá seguro y debe llegar alguien en su lugar. Si Neymar no se pone a tiro –la operación se va a 300 millones– el Madrid está dispuesto a tirar la casa por la ventana por Mohamed Salah, un perfil de jugador que encaja mucho mejor con Cristiano Ronaldo.

El Liverpool ya ha dicho que Salah es intransferible y nos reds no tienen grandes necesidades de dinero en estos momentos. No en vano, han ingresado 160 millones por Philippe Coutinho.

Sin embargo, no hay nada imposible para Florentino Pérez, dispuesto a poner 200 millones de euros sobre la mesa de Jurgen Klopp. Sabe que por menos es inviable.

Salah reza tras marcar en el partido de Champions League ante la Roma | EFE

La otra opción, preferida por Zidane, sería el fichaje de Eden Hazard: otros 100 millones. Pero está por ver si finalmente el técnico galo sigue o se va.

Odriozola más un defensa polivalente

Más allá de la delantera, el Madrid tiene urgencias en defensa. Necesita, al menos, dos futbolistas: un central de garantías y un lateral derecho.

En el primer caso, el club blanco contempla opciones polivalentes como David Alaba o Marcos Alonso, que no costarían menos de 60 millones de euros.

Para el lateral derecho, el elegido es Álvaro Odriozola, a priori suplente de Carvajal pero que podría luchar por el puesto a medio plazo. Son otros 40 millones de euros.

Por último, el Madrid debería acometer otras dos operaciones necesarias: buscar el relevo de Luka Modric y un suplente para Cristiano Ronaldo.

Cristiano Ronaldo y Luka Modric celebran los goles del Real Madrid al Apoel a espaldas de Lucas Vázquez | EFE

Reemplazar a Modric se antoja imposible, pero han sonado nombres de primer nivel como Paul Pogba, que costaría otros 100 millones de euros. Algo más barato sería Pjianic.

Una opción más económica pasaría por Emre Can o la nueva joya del Betis, Fabián, que también gusta al Barça. Este último genera dudas porque Dani Ceballos no ha terminado de cuajar. En ambos casos estaríamos hablando de unos 30 millones de euros.

Timo Werner, el nuevo Morata

De cara a la delantera, hará falta un nueve reserva. Lo de Borja Mayoral no se aguanta y tiene los días contados. Hace falta un nuevo Morata.

Todavía no se descarta la continuidad de Benzema en el equipo para asumir ese rol. Pero Florentino no descarta vender a Karim y fichar a un delantero suplente más barato.

Florentino Pérez quiere deshacerse de Karim Benzema | EFE

Uno de los que más ha sonado en los últimos tiempos es el alemán Timo Werner, futbolista de presente y futuro. La guinda del pastel para alcanzar los 500 millones.

Una cifra escandalosa a la que, obviamente, habría que descontar los ingresos por venta de cracks como Bale o el propio Benzema, en su caso. Jugadores como Vallejo, Achraf, Llorente, Ceballos y Mayoral también están en la línea de salida tanto para ventas como cesiones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad