Luka Modric | EFE

Y lo dice hasta Modric: ojo a la que hay montada en el vestuario del Real Madrid

stop

El centrocampista croata pone patas arriba Valdebebas

05 de marzo de 2019 (12:20 CET)

Esta noche el Real Madrid se lo juega todo ante el Ajax. Como ya ha sucedido en las últimas temporadas, los blancos llegan a marzo con la Champions League como único objetivo.

Si bien es cierto que en la Liga matemáticamente hay opciones, no parece que el Barça vaya a fallar tanto como para poner en bandeja la competición al Real. De ahí que, de ahora en adelante, el Madrid se centre únicamente en la Champions.

Y eso duele mucho en Valdebebas. Entre otras cosas porque, a diferencia de temporadas pasadas, a este equipo le falta gol. Ya no está Cristiano Ronaldo y, como bien saben en el feudo blanco, la plantilla ha bajado mucho en cuanto a calidad.

Luka Modric se va de la lengua

Algo que uno de los pesos pesados del vestuario no ha tenido problema en reconocer. El actual Balón de Oro reconoció en la rueda de prensa del pasado martes que el principal problema del equipo es la falta de gol.

Empezamos bien la temporada pero después entramos en una mala racha. El gran problema del equipo esta temporada ha sido la falta de continuidad y la falta de gol”, declaró. Y lanzó un dardo más que envenenado a la directiva: “Es imposible encontrar a alguien que te marque 50 goles. El club apostó por que, entre dos o tres jugadores, lograran marcar cada uno unos 15 o 20 goles para suplir los 50 que te puede marcar Cristiano. Algunos tenían que dar un paso adelante”.

Obviamente ese “paso adelante” iba dirigido directamente a Gareth Bale, pero no son pocos los que, como Modric, consideran que la directiva no ha confeccionado una plantilla de nivel.

Gareth Bale clasico banquillo

Por si con eso no fuera suficiente, la división en Valdebebas es más que evidente. Los pesos pesados van por un lado, cracks como Gareth Bale, Benzema o Marcelo por otro y jugadores como el díscolo Isco, Ceballos, Marco Asensio no están precisamente centrados en el balón.

Que salga una primera espada como Modric y no tenga problema en reconocer que este equipo está muy alejado del de anteriores años es una señal más que evidente de la desafección existente en el vestuario y la división interna. Y todo ello antes del, de momento, el partido más importante del año hasta la fecha. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad