Sergio Ramos

“Y ahora vete de copas”. Sergio Ramos no calla más: ¡escándalo en el Real Madrid!

stop

El capitán blanco levanta la voz

22 de octubre de 2019 (11:51 CET)

El Real Madrid se juega mucho más que tres puntos esta noche ante el Galatasaray. Los de Zinedine Zidane buscarán su primera victoria en Champions League tras la derrota en París ante el PSG y el empate en el Bernabéu ante el Brujas.

Y lo harán en uno de los ambientes más duros de Europa. El ‘infierno turco’ espera y no son pocos los que apuntan que, si el Real no gana, Zidane será destituido. Es más, la sombra de Jose Mourinho ya planea sobre la casa blanca. Zidane lo sabe. Ramos también.

El capitán ha cerrado filas en torno al técnico francés de cara a la galería. De puertas hacia dentro el cabreo que lleva el central andaluz es de los gordos. De hecho, cuentan desde el entorno del vestuario que el de Camas estalló tras la derrota en Son Moix ante el Mallorca.

Sergio Ramos | EFE

Sergio Ramos no calla más

Un cabreo en el que el máximo exponente de la plantilla lo soltó todo. Y ojo que no es poco. Y es que el lío en el Madrid no es menor. Cuentan desde dentro que el vestuario está dividido y que no son pocos los que no es que están precisamente implicados al cien por cien en el proyecto.

El descontrol en Valdebebas es evidente. Zidane, que siempre ha sido un fiel defensor de su vestuario y que siempre da la cara por sus jugadores ante la prensa (aunque en los últimos tiempos les ha tirado un par de ‘palos’), no es precisamente un sargento en este sentido.

Y eso se nota. Son muchos los aficionados que están hartos de ver cómo muchos de los cracks no están a la altura. Frases como “ahora vete de copas”, “mucho jugar al golf y luego nada”, “menos documentales y más fútbol” o “Valdebebas es peor que una guardería” ya circulan por las redes desde hace días.

El capitán es consciente de ello, y no ha dudado en dar un paso adelante. El problema es que no por dar cuatro voces el lío se va a acabar. Es un problema mucho más gordo que el de poner en cintura a uno o dos cracks. La gestión en el vestuario es, cuentan, inexistente. Y ojo porque si hoy los blancos no ganan en Turquía, todo puede saltar por los aires.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad