Zidane y Florentino Pérez| EFE

“Va de fiesta en fiesta”. Florentino Pérez ¡se lo carga! Y es un niño mimado de Zidane

stop

El presidente del Real Madrid se la juega al técnico francés

10 de febrero de 2020 (18:55 CET)

Por mucho que en el Real Madrid soplen vientos favorables en los últimos tiempos, hay ciertos temas que siguen siendo motivo de disputa interna en la entidad. Y uno de ellos es, como ya ha ocurrido en otras épocas, el de los fichajes.

Como ya ocurrió en la primera etapa de Zinedine Zidane al frente del cuadro blanco, el técnico galo y Florentino Pérez tienen preferencias distintas a la hora de reforzar el equipo. El problema es que, a diferencia de entonces, ahora Zidane tiene (en teoría) mucha más cancha a su favor.

Entre otras cosas porque, cuando Florentino se puso en contacto con el francés la primavera pasada ofreciéndole de nuevo coger las riendas del equipo, una de las condiciones que puso Zizou fue la de tener más mano en la carpeta de incorporaciones y salidas.

Una condición que no se ha acabado de cumplir. Si bien es cierto que Zidane fue el responsable de que jugadores como Mendy acabaran llegando al Bernabéu el verano pasado, también lo es que ha tenido que ‘tragar’ con jugadores que no quería y que llegaron impuestos desde la directiva como Jovic, Rodrygo, James o Vinícius, entre otros.

Florentino Pérez y Zinedine Zidane | EFE

El lío con Paul Pogba

Sin embargo, el nombre que tiene a las dos partes más opuestas que nunca es el de Paul Pogba. Sí, no es ningún secreto que el centrocampista del Manchester United sigue siendo una de las apuestas de ZZ de cara al próximo verano.

Ya lo fue en el anterior, pero Pérez no puso precisamente todo de su parte para cumplir los deseos de su míster. Con la excusa de que el United pedía más de 150 millones por el francés, el presidente no puso todo su empeño en hacerse con sus servicios.

El problema es que, como bien saben en la directiva, no es que Zinedine haya renunciado a ficharlo. Todo lo contrario. Por mucho que Fede Valverde esté ganando cada vez más enteros, Zidane considera que la llegada de su compatriota elevaría el nivel de su centro del campo.

Es por eso por lo que sigue insistiendo de forma recurrente para que el club lo tenga en cuenta. En este sentido la paciencia de ZZ parece ser infinita. Sabe, entre otras cosas, que Paul está deseando salir de Manchester cuanto antes y aterrizar en un Bernabéu en el que sí que podría ganar los títulos que no ha ganado en el United.

Es más, tal y como apuntan desde el entorno de Pogba, que en ningún momento ha disimulado su voluntad de dejar atrás su época en Old Trafford, el Campeón del Mundo con Francia estarían incluso a rebajarse el sueldo con tal de estar a las órdenes de Zidane.

Florentino Pérez no quiere a Pogba

Sin embargo, como ha ocurrido desde el primer día en el que Florentino se hizo cargo de la entidad hace ya muchos años, la decisión final siempre debe contar con el ‘ok’ de Pérez. Y ahí, por mucho que Zidane insista, parece muy complicado que lo de por Paul.

Ojo, no por que lo considere un mal jugador, sino porque sabe que tanto el crack como, sobre todo, su entorno (las malas relaciones entre el representante de Pogba, Mino Raiola, y Florentino Pérez son más que públicas y notorias) no son fáciles de llevar.

El centrocampista no es una estrella de perfil bajo como sí que lo pueden ser Hazard o Benzema. Todo lo contrario. Pogba, como apuntan muchos desde Manchesterva de fiesta en fiesta”.

Pérez, que ya ha tenido el ‘placer’ de contar en su equipo con jugadores que en muchas ocasiones están más pendientes de su vida social que del balón, no quiere ni oír hablar de la posible llegada de Paul.

Paul pogba discoteca

Por si con eso no fuera poco, el tema del precio de su posible fichaje tampoco es que juegue a favor de Zidane. Por mucho que el galo acabe contrato en junio de 2021 y que no parece que vaya a haber renovación alguna, desde el United insisten en que su precio en ningún caso bajará de los 150 millones de euros como mínimo.

Una cantidad que Pérez no está dispuesto a pagar. Y menos por un jugador que tiene fama de divo y que ha demostrado en todos los vestuarios por los que ha pasado que tiene cierta tendencia a crear líos y problemas internos.

Eso sí, con todo, Zidane no se está echando atrás. Todo lo contrario. Sigue empeñado en hacerse con él cueste lo que cueste. De momento parece que es misión imposible.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad