Un Whatsapp de Sergio Ramos desata una revolución en el Real Madrid

stop

El central explica los motivos de la provocación a los radicales del Sevilla

Sergio Ramos siente un profundo desprecio por un crack del Barça

13 de enero de 2017 (10:00 CET)

El empate del Real Madrid ante el Sevilla (3-3) ha dejado algún muerto por el camino. Sergio Ramos anotó de penalti, a lo Paneka, y posteriormente lo celebró de forma provocativa hacia la zona de la grada donde están los Biris.

Los aficionados se encendieron y la bronca a su ex jugador fue monumental. No entendían que un emblema para el club sevillista como él tuviera ese comportamiento sobre el terreno de juego.

Ramos se justifica

Después de provocar a los radicales del Sevilla, el defensa pidió perdón al resto de la afición. El enfado no iba con todos.

Más tarde habló sobre el asunto en la zona mixta. "Rakitic o Dani Alves aquí son dioses, pero a mí me insultan", protestó el defensa. El motivo de su reacción tras el gol trascendió más tarde.

El motivo sale a la luz

Fue Manolo Lama el que explicó la otra cara de la historia. Según reveló el periodista de la cadena 'COPE', el defensa habría recibido un mensaje con insultos a él y a su familia. Lama leyó el sms en antena.

"Hay cosas que no se pueden permitir y ya está bien. A mí, que me insulten lo puedo aceptar, pero no puedo aceptar que insulten a mi madre, a mis hijos y a mi mujer. Ahí quedan las imágenes. Desde que he pisado el césped para calentar no han parado de insultar a mi madre, a mi mujer y a mis hijos", escribió Sergio.

En el Madrid están con él. Jugadores, cuerpo técnico y directiva le han trasladado su apoyo incondicional y aseguran que entienden su reacción.

Aún así, opinan que no ha sido una acción inteligente. En otro momento quizás hubiera estado bien, pero este fin de semana tienen que volver al Sánchez Pizjuán, y temen las represalias de los aficionados.

El central ha creado un caldo de cultivo peligroso que podría estallar este domingo en contra de los intereses del líder de la Liga.