Un jugador del Real Madrid chiva los insultos de James Rodríguez contra Zidane fuera de cámara

stop

La reacción de colombiano en Butarque trae cola

La solución definitiva de Florentino Pérez al culebrón de James Rodríguez | EFE

07 de abril de 2017 (11:00 CET)

Muy contrariado. James Rodríguez puso la nota negativa a la victoria del Real Madrid ante el Leganés en Butarque (2-4). El colombiano entró desde el inicio y él se encargó de abrir la lata en el minuto 15 del partido.

Parecía que los blancos habían sentenciado el partido en el minuto 23 con el 0-3 de Álvaro Morata.

Pero en apenas tres minutos los locales pusieron en peligro la victoria merengue con dos tantos. Morata volvió a aparecer en la segunda mitad para establecer el definitivo 2-4.

El detonante

A falta de 20 minutos del final, Zinedine Zidane decidió dar descanso a James y dar entrada a Isco Alarcón. Y se armó la gorda.

El objetivo era tener más control en el centro del campo y desvanecer cualquier esperanza de los pepineros de rascar algún punto. Pero el cambio no sentó nada bien el 'cafetero'.

El media punta abandonó el terreno de juego con muecas, murmurando y mirando al suelo. Al cruzar la línea de cal ni siquiera miró a su entrenador y terminó dando un golpe en el banquillo y protestando: "¡La concha de su madre! No me pone un partido completo!".

ZZ lo defendió en la rueda de prensa y restó importancia a la mala actitud del jugador. "Es normal, James quiere jugar", dijo el míster. Sin embargo, por la cabeza del galo rondaba otra cosa.

La cara oculta

Los del banquillo no fueron los únicos insultos que el sudamericano dedicó al míster. La retahíla de malas palabras tuvo continuidad hasta el final del partido y también en el vestuario.

Varios compañeros del internacional colombiano no perdieron detalle de la reacción del futbolista y uno de ellos se lo filtró directamente a Zizou.

El mal gesto de James no desapareció al salir del vestuario. Se mantuvo en la zona mixta, por donde Rodríguez pasó cabizbajo y sin intenciones de atender a ningún periodista.