Florentino Pérez y Josep Maria Bartomeu | EFE

Traición. Su agente pide reunirse con Florentino Pérez. Niega a Messi y al Barça. Giro inesperado

stop

El crack que da la espalda al conjunto azulgrana y se ofrece al Real Madrid

14 de julio de 2020 (18:55 CET)

Desde hace ya muchos años, es muy común que la teoría de los vasos comunicantes cobre sentido. Y es que, como bien saben los aficionados de Barça y Real Madrid, cuando a uno de los dos equipos les van bien las cosas, el otro está metido en líos.

Actualmente es el conjunto blanco el que rema con el viento a favor. Están a ta sólo una victoria de conseguir una nueva Liga que, antes del confinamiento, parecía tener el Barça más que encarrilada.

Por otro lado, en el Camp Nou los problemas crecen. Y de qué manera. El enfrentamiento entre el vestuario y la junta directiva es ya vox populi, Quique Setién ha perdido la confianza de los pesos pesados y la afición ve resignada cómo el barco se hunde sin tener solución alguna.

Leo Messi y Quique Setién en el partido contra el Espanyol | EFE

Con la Liga ya casi en el bolsillo del Real, al Barça sólo le queda la Champions para salvar una temporada para el olvido. Sin embargo, viendo el juego de los culés y los cruces que le han tocado en la competición europea, hacerse con el trofeo continental parece una utopía.

Pero lo pero de todo para el Barça es que el lío ya no está tan sólo en el campo, sino que se ha trasladado también a los despachos. Un jugador que hace meses lo tenía todo hecho con el Barça está ahora negociando con el Real Madrid. Un nuevo palo para Bartomeu y los suyos.

La traición de Lautaro Martínez

Y no es otro que Lautaro Martínez. Sí, el jugador del Inter de Milán había dado el ok a su hipotético traspaso hace ya unos meses tras, incluso, ponerse en contacto con Leo Messi.

El argentino sabía que no lo iba a tener fácil en el Barça mientras Luis Suárez siguiera estando en el Camp Nou, pero había aceptado el reto consciente de que en el club catalán ganaría mayor notoriedad y, sobre todo, tendría más posibilidades de ganar títulos importantes.

Lautaro Martínez

Sin embargo, la decepción al ver que el Barça no ha dado el paso final (el club azulgrana podía haber pagado su cláusula de 112 millones antes del 7 de julio), ha sido mayúscula.

Martínez ya se veía goleando en La Liga, una de las competiciones mas top a nivel europeo, y el hecho de ver que el Barça, alegando problemas económicos, no ha dado el último paso, ha llevado al argentino a traicionar al conjunto azulgrana y a su compatriota Leo Messi y a pedir una reunión con el Real Madrid.

Lautaro Martínez busca sitio en el Madrid

En el entorno de Lautaro saben muy bien que tanto Florentino como Zidane buscan un nuevo ‘9’ para el conjunto blanco. Ojo, no precisamente para cargarse a Benzema. El francés está, quizás, en el mejor momento de su carrera. El problema es que está muy sólo arriba. Ni Hazard, ni Vinicius, ni Rodrygo ni Marco Asensio (Bale se queda fuera por razones lógicas) son goleadores natos.

Lautaro sí, y Zidane ve en la llegada del argentino una muy buena manera de, o bien dar descanso a Karim, o bien hacerlos jugar juntos. El problema con el que se encuentra Lautaro es que el Madrid no tiene intención alguna de hacer grandes gastos este verano.

El Inter lleva meses poniéndole una suculenta renovación encima de la mesa, pero el ‘9’ no quiere aceptarla. Sabe que tiene pretendientes en ligas mejores. Pero, con contrato hasta 2023, los italianos no lo dejarán escapar a cambio de un cheque menor. Todo lo contrario.

En este sentido, cuenta que la intención del argentino es reunirse con el Madrid para dejarles claro que su postura no es otra que facilitar al máximo su llegada dejando de lado peticiones de grandes primas de fichaje o grandes fichas.

La pelota está ahora en el tejado de un Florentino que, aunque no esté por la labor de grandes gastos, tiene a oportunidad de hacerse con uno de los delanteros mas prometedores del momento que, cómo no, le tiene muchas ganas al Barça de Messi.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad