Isco Alarcón y Santiago Solari| EFE

‘Top secret’ Isco: la basura que tapa Florentino Pérez, Sergio Ramos, Solari y el Real Madrid

stop

Al andaluz se le está a punto de romper la cuerda floja

19 de enero de 2019 (10:23 CET)

Este sábado el Real Madrid tiene otro partido. Uno más en el que con casi toda seguridad Isco Alarcón empezará desde el banquillo. La banda se ha convertido en nuevo hábitat natural del andaluz.

Tras el del Leganés, ya son 16 partidos los que Solari lleva con entrenador del Madrid, en los que Isco solo ha sido titular en tres. En la vuelta de los dieciseisavos y los cuartos de final de la Copa de Rey contra el Melilla y el Leganés (los blancos llegaban con una renta de 0-4 y de 3-0 respectivamente) y en la sexta jornada de la fase de grupos de la Champions League contra el CSKA de Moscú (el Madrid llegaba como primero de grupo). Es decir, tres partidos casi sin importancia. Y ojo, porque contra el Leganés lo sentó en la segunda parte, dejándolo un poco más en evidencia si cabe.

En el resto, Alarcón fue suplente en siete partidos, se quedó sin jugar en cuatro y en otros dos directamente ni entró en la convocatoria.

Algunas voces se empeñan en señalar que el de Arroyo de la Miel no juega porque no encaja en el sistema de Santiago Solari. Pero la realidad va mucho más allá de lo deportivo.

Las claves de la situación de Isco

Por un lado, su estado de forma es de lo más lamentable. Algunas voces del Santiago Bernabéu aseguran que está pasado de peso y que su estado físico está por los suelos. Algo que se intuye cada vez que sale al campo. Y es que a veces entra en el campo a 10 minutos del final y futbolistas que llevan corriendo los otros 80 le superan en las carreras.

Isco Alarcon | EFE

A cualquier otro jugador ya le habrían dado un toque más serio, tanto desde el vestuario como desde la cúpula. Pero muchos consideran el caso de Isco perdido.

Por un lado, en el vestuario pocos aguantan ya su actitud. Como decía Juan Luis Galiacho, es un jugador “egoísta” que solo piensa en él y su bienestar. El equipo es secundario. Galiacho añadía que, en este sentido, le consideran un “traidor” que pasa de lo que le ocurra al grupo.

Asimsimo, también está cuestionado en la grada. La afición es consciente de la desidia de Isco. Y tampoco olvidan cuando se les encaró en el choque contra el CSKA.

Orden de Florentino Pérez

Pero donde más cuestionado está Isco es en la T4 del Santiago Bernabéu. Allí no olvidan los tonteos  amenazas con irse al FC Barcelona cuando tenía que renovar por el conjunto merengue. De hecho, si Florentino Pérez accedió a que el Madrid le pagara 7 millones de euros al año fue, simplemente, para que no se fuera al club culé.

Pero aquella puñalada no se la perdonan en los altos estamentos del club, donde han dado orden a Solari de que ‘margine’ al jugador. Que lo deje sin minutos hasta que el mismo se termine cansando y pida una salida. Y es que si fuera por Florentino, Isco haría las maletas en este mismo mercado invernal. La guerra fría está servida.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad