Top Secret: Enfado de James Rodríguez en la vuelta a Madrid    

stop

La cara oculta del partido frente al Espanyol

James Rodríguez frente al RCD Espanyol | EFE

19 de septiembre de 2016 (17:57 CET)

No todo fue de color de rosa. James Rodríguez se marcó un auténtico partidazo el pasado domingo. El crack colombiano anotó un gol determinante antes del descanso del encuentro ante el RCD Espanyol. En la primera ocasión en la que Zinedine Zidane le brindó la posibilidad de salir en el once titular, el sudamericano no defraudó y apuntó méritos suficientes para que el cuerpo técnico lo tenga más en cuenta a partir de ahora.

El centrocampista ha conseguido lo que tanto ansiaba: dar un paso hacia adelante para volver a recuperar la confianza de Zizou. Tras una temporada en la que su presencia fue mínima, James quiere resurgir. De hecho, desde que regresó de sus vacaciones estivales ya se ha puesto manos a la obra y, al parecer, lo está consiguiendo. Hasta hace pocos días, parecía que era el último suplente al que el técnico galo tendría en cuenta. Sin embargo, Rodríguez ha conseguido invertir las tornas. Con una buena asistencia que culminó en el gol decisivo de Álvaro Morata en el partido frente al Sporting de Portugal, James dio un golpe sobre la mesa.

No todo fueron caras de alegría

Aun así, parece ser que tendrá que remar más si quiere reconquistar totalmente a Zidane. El entrenador galo echó mano del colombiano para el once titular de esta semana, ya que tanto la directiva como los compañeros están volcados con el centrocampista. Frente a ello, parece que Zizou ha dado su brazo a torcer, pero de momento no las tiene todas consigo. Y es que James fue uno de los jugadores retirados del terreno de juego antes de finalizar el encuentro. El francés no dejó que Rodríguez acabase de firmar su regreso a la titularidad por todo lo alto y lo cambió en el minuto 62 por Isco Alarcón.

Al parecer, el astro sudamericano le comentó a sus compañeros de mayor confianza al final del partido que este cambio no le había caído bien. El futbolista estaba acaparando todas las miradas y hubiese preferido jugar el partido de principio a fin. No pudo ser.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad