Florentino Pérez y José Ángel Sánchez | EFE

“Tiene un cheque en blanco de Florentino Pérez”: la bomba más gorda en el Real Madrid

stop

El presidente blanco mueve ficha

19 de septiembre de 2019 (12:50 CET)

​Florentino Pérez no disfrutó precisamente del partido de su Real Madrid en el Parque de los Príncipes. Los de Zinedine Zidane salieron de París con un 3-0 y una imagen muy por debajo de lo esperado.

Muchos creyeron antes del partido que, ante la ausencia de las vacas sagradas del conjunto galo, los blancos serían muy superiores a un equipo sin Neymar, Mbappé y Cavani. Pero no. La intensidad del conjunto francés contrastó con un Madrid muy flojo tanto en ataque como en defensa, sin ideas claras y con tan solo Gareth Bale como elemento de peligro.

Una derrota que ha puesto el foco ni más ni menos que en Zidane. Es muy habitual que, tras una dolorosa derrota, el punto de mira se sitúa en el banquillo. Y más en un club como el Real, que tiene la habilidad de cargarse técnicos como si nada.

No será el caso de Zidane. Al menos de momento. La confianza en el galo por parte de la directiva sigue intacta. Eso sí, ojo porque en este inicio de temporada Zizou está demostrando que, sin victorias, ese aura que le rodeaba puede desaparecer muy rápidamente.

Zidane

Ojo con Zidane

Y es que no fueron pocos los que se alegraron, y mucho, al enterarse de que iba a ser Zizou el que se iba a hacer cargo del equipo tras los desastres de Lopetegui y de Solari. “Es el único que puede levantar esto”, se apuntaba entonces.

Hoy, unos cuantos meses más tarde y tras un verano en el que la esperada revolución de la plantilla blanca se ha quedado a medias, ya hay quien duda de Zinedine. Entre otras cosas porque no son pocos los que saben que no es que sea precisamente el galo un genio en cuanto a la táctica.

Zidane se ha hecho grande en el Real como técnico gracias a su famosa capacidad de gestión de egos. Algo que a día de  hoy no existe. De hecho, ya no es un problema de gestionar egos, sino de que el Madrid juegue a algo con criterio. Y ahí Zidane no suele ser un tipo de respuesta rápida ni efectiva.

Queda aún mucha temporada por delante y en la directiva son conscientes de que Zidane puede darle la vuelta a la situación. Las lesiones, además, no han ayudado a empezar bien el año.

Zinedine Zidane | EFE

Florentino Pérez mueve ficha

Pero ojo porque el club blanco tiene por delante una temporada en la que sí o sí, deben ganar algo. Tras el desastroso año anterior, la afición quiere que los blancos vuelvan a estar en lo más alto, en especial en la Champions y en la Liga.

Es por eso que hay quien ya avisa desde dentro que Florentino Pérez está dispuesto a mover ficha en caso de que sea indispensable. Si el Real vuelve a hacer el ridículo en Europa como el año pasado y se desconecta de la liga demasiado pronto también como es habitual en las últimas temporadas, el presidente volverá a mover ficha.

Pero ojo porque en esta ocasión ya no hará tanto caso al vestuario e irá a por un técnico llene por sí solo todo el Bernabéu. Y ahí aparecen dos nombres: Jürgen Klopp y Jose Mourinho.

Jürgen Klopp, la primera opción

El plan ideal del presidente del Real sería, en el caso de que la temporada no acabe bien (siempre y cuando se haya luchado hasta el final por títulos), ir a por el técnico del Liverpool en verano.

Klopp no esconde que tiene ciertas ganas de probar suerte en otras ligas más allá de la Premier League. España e Italia serían sus opciones. Florentino lo sabe y saber que, en el caso de que el segundo proyecto de Zidane fracase, el técnico alemán sería la mejor opción.

Entre otras cosas porque, tal y como ha demostrado a lo largo de su carrera, Jürgen es un manager puerto y duro, es decir, un entrenador que le gusta tener el control de todo lo que rodea a su equipo, sobretodo en fichajes.

Una idea que cuadra con los planes de Florentino, que cuentan que empieza a estar ya cansado de tener él toda la responsabilidad. De ahí que la frase de “tiene un cheque en  blanco de Florentino Pérez” ya suene por el Bernabéu.

Jose Mourinho espera sentada

Por otro lado está la opción de Mourinho, quien está en su casa esperando la llama de un grande. El portugués estaría encantado de regresar al Bernabéu, donde siempre se sintió muy a gusto y donde sabe que tendría todo el apoyo de la directiva.

No así del vestuario que, como en el caso de Klopp, no verían precisamente con muy buenos ojos la llegada de un técnico tipo ‘sargento’ como son el portugués y el luso. Los pesos pesados prefieren a un míster más dócil como lo es Zidane. Un Zidane que hoy ya tiene menos crédito que ayer. Y no es que sea precisamente la paciencia la mejor virtud de Florentino Pérez.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad