"Son mejores hasta celebrando títulos". El crack del Barça que siente envidia sana de la fiesta del Real Madrid 

stop

Los comentarios entre bastidores 

El crack del Barça que se irá con Monchi a la Roma | EFE

22 de mayo de 2017 (18:34 CET)

Por todo lo alto. El pasado domingo por la noche, el Real Madrid consiguió uno de los hitos más importantes: ganar su Liga número 33. Tras una larga e intensa temporada, Zinedine Zidane consiguió entregar en bandeja la corona después de cinco años sin hacerlo.

Como era de esperar, el madridismo enloqueció y la felicidad no dio tregua. De hecho, los responsables merengues organizaron una celebración por todo lo alto. Zizou se llevó a los 25 jugadores a Málaga; no quería excluir a nadie si se conseguía la gloria.

Por ello, tras el pitido final, La Rosaleda se convirtió es una fiesta en directo. Los futbolistas cantaron, chillaron, saltaron, bailaron, etc. Sin embargo, lo mejor aún estaba por llegar. Y es que sin perder ni una hora, el cuadro cogió un avión y se plantó en Madrid.

Una celebración para enmarcar

A la llegada, Cibeles ya estaba preparada para acoger con los brazos abiertos a los campeones. La cúpula madridista tenía todo organizado, por lo que con la euforia y la alegría a flor de piel, los jugadores y aficionados pudieron celebrar el título ayer mismo. Nada de esperar.

El equipo al completo disfrutó en el autobús hasta llegar a su fuente. Allí, como manda la tradición, Sergio Ramos beso a Cibeles. Junto a Marcelo y con la bandera de campeones, el capitán hizo vibrar a todo el madridismo.

Fotografías, música, confetis, cánticos, sonrisas, bailes, etc. La realidad es que la comunión entre los jugadores, los técnicos y los miles de aficionados fue total. Tanto la actitud como la organización estuvieron al nivel de la situación.

Este logro total está haciendo estragos en Barcelona. Mientras que Andrés Iniesta y Josep María Bartomeu han dado un paso al frente felicitando al ganador, otros barcelonistas han dejado comentarios entre bambalinas.

Al parecer, la opinión generalizada de algunos de los internacionales va en una misma dirección: "Son mejores hasta celebrando títulos". Y es que el Madrid ha dado una lección de organización y veteranía.

En sus últimos títulos, el Barça dejó enfriar demasiado la celebración. La misma noche que se proclamaron campeones, los seguidores barcelonistas acudieron a Canaletas; ahora bien, ni rastro de los jugadores.

El Madrid monta un espectáculo bestial con cada título en Cibeles, mientras que los culés hacen actos más limitados en el Camp Nou. Nada que ver.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad