Sergio Ramos, Lucas Vázquez, Marcelo y Marco Asensio celebran la Decimotercera del Real Madrid | EFE

“Si lo fichas me voy”. Sergio Ramos, Isco, Marcelo, Marco Asensio o el veto a Florentino Pérez

stop

Las vacas sagradas del vestuario del Real Madrid se cargan un fichaje galáctico

02 de junio de 2018 (21:48 CET)

Mucha presión. Este ha sido el detonante que ha terminado echando por tierra un fichaje galáctico de Florentino Pérez para el banquillo del Real Madrid.

El vestuario blanco, encabezado siempre por Sergio Ramos, se ha manifestado. Y lo ha hecho en contra del entrenador que sonaba como favorito para reemplazar a Zinedine Zidane.

El técnico galo deja un vacío que será muy difícil llenar, aunque ya se le relaciona con la selección de Qatar para el Mundial de fútbol: le ofrecen 50 millones por año en cuatro temporadas.

Del mismo modo que hicieron fichando a Valero Rivera para la selección de balonmano que alcanzó la final del Mundial de 2015, Qatar quiere sobresalir en el Mundial de fútbol.

Y mientras Zidane negocia su futuro pese a reconocer que no tenía intención de seguir entrenando el año próximo, en Madrid le buscan sustituto.

El favorito en estos momentos es Mauricio Pochettino. El motivo: es de los preferidos en la plantilla blanca, después de Guti. Los otros que han sonado no los quieren ni en pintura.

El vestuario blanco vetó a Low

Hay que decir que el favorito era Joachim Low, pero recientemente reconoció que no hay nada: “No voy a entrenar al Real Madrid”.

Fue contundente porque Florentino Pérez también lo fue con él: el vestuario blanco no lo quiere. Ni siquiera Toni Kroos, pupilo suyo en la selección de Alemania.

Low es un grande, pero demasiado exigente. Ramos y compañía no quieren este perfil de entrenador en una temporada de tantos cambios como habrá en la plantilla.

Tampoco los demás futbolistas españoles con galones, como Isco, Lucas o Marco Asensio, son partidarios de que Low tome las riendas del equipo.

Hasta tal punto se cerraron en banda que uno de estos futbolistas llegó a tener palabras subidas de tono con un ejecutivo del Madrid: “Si lo fichas me voy”. Y no lo han fichado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad