Sergio Ramos tiene un problema

stop

El rendimiento del defensa va en caída libre, acusado por lesiones, sanciones y escapadas

Robert Lewandowski y Sergio Ramos, en un Borussia-Real Madrid

30 de marzo de 2016 (10:12 CET)

Sergio Ramos es uno de los nombres propios, para mal, del Real Madrid 2015-16. El capitán, que tensó la cuerda para forzar la renovación y mejora contractual en verano, todavía no ha demostrado que mereciese ese arreglillo en la nómina. El rendimiento del defensa, de hecho, ha descencido de modo estrepitoso a lo largo del curso. Lesiones, sanciones y escapadas constantes a Sevilla han mermado al zaguero, que cumple 30 años este miércoles, 30 de marzo.

El mercado ha comenzado a castigar a Ramos con un descenso en su cotización. Vale, según Transfermakt, 40 millones de euros, cinco menos que hace unos meses. El problema de Sergio es, principalmente, que ha centrado su juego en el físico. Ha castigado el cuerpo demasiado, durante mucho tiempo, y nota las consecuencias antes que otros compañeros. Su caso, salvando las distancias, recuerda al del ex capitán del Barça Carles Puyol.

Los números no engañan. Sergio Ramos se ha perdido casi tantos partidos esta temporada como los que ha jugado: 16 a 23. Y ha causado baja en más de la mitad, 10, por lesión. El hombro y las molestias musculares han dejado al camero sin seis partidos de la Liga; tres, de la Champions, y uno, de la Copa del Rey. A estos datos hay que añadir dos ausencias por sanción y cuatro, por decisión técnica. Sin olvidar que sus participaciones este curso distan mucho de sus mejores épocas. Los peores registros de su dilatada y exitosa carrera.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad