Sergio Ramos tiene que separar a dos jugadores en una trifulca en el Real Madrid

stop

La subida de tono de dos cracks  en el vestuario madridista

Sergio Ramos se pone farruco con Florentino Pérez | EFE

27 de enero de 2017 (13:31 CET)

Las aguas en el Real Madrid bajan muy movidas. Los resultados no salen adelante. El juego no es el deseado.

Para colmo el equipo cae eliminado de la Copa del Rey de la peor manera. Dando muestras de impotencia. Se escapa la temporada.

El vestuario se resiente de la difícil situación que atraviesa el equipo. Los reproches son una constante en el vestuario.

No se hablaban

No los había entre dos jugadores. Karim Benzema y Álvaro Morata no se tiraban nada en cara. No porque entre ellos hubiera buen rollo. Todo lo contrario. Los delanteros no se hablaban. Hasta esta semana.

La situación se volvió insostenible después de una sesión en Valdevebas, cuando ambos se enzarzaron en una discusión. Todo lo que tenían guardado salió a la luz.

Estalla la guerra

El canterano no soporta los privilegios que le otorga Zinedine Zidane. Su protegido juega siempre, a pesar del dudoso estado de forma en el que se encuentra.

Mientras el francés no quiere jugar al lado de Morata. No se entiende con él y cree que le resta protagonismo. Opina que le roba las oportunidades. No sale a competir contra el rival, sino contra su compañero.

El tono se fue calentando hasta que apareció el capitán, Sergio Ramos, para detener la trifulca entre el galo y en madrileño. el capitán dejó claro que una pelea es lo último que el equipo necesita en este momento. El club y el vestuario están por delante de cualquier individualidad. 

La situación empieza a desbordarse en el vestuario madridista. Esta vez Ramos contuvo la situación. Quizás la próxima no haya tanta suerte.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad