Sergio Ramos, harto| EFE

Sergio Ramos pasa la lista negra a Florentino Pérez (y hay sorpresa)

stop

El capitán del Real Madrid señala a varios pesos pesados del vestuario blanco

10 de enero de 2018 (14:29 CET)

A medida que va avanzando la temporada todo se va volviendo más negro en el Real Madrid. Los de Zinedine Zidane están ya a 16 puntos del líder, el FC Barcelona, y en octavos de la Champions les espera el PSG. No será fácil.

Pero lo más preocupante de todo es que el equipo no da síntomas de mejora en ninguna aspecto. Todo lo contrario. Cada vez juegan peor. Eso ha llevado a Sergio Ramos a alzar la voz y pasarle una lista a Florentino Pérez en la que el capitán apunta cuales son, según su opinión, las principales causas de esta crisis y como salir de ella.

Rotaciones

Lo que más le preocupa a Sergio es el rendimiento de algunos cracks del equipo. En concreto de Marcelo, Cristiano y Benzema. Lo que no puede ser es que ellos jueguen siempre por decreto sin aportar nada al equipo. Si no están bien, Zidane debería darles descanso y dar oportunidad a otros.

Lo mismo ocurre con Modric. El croata es una sombra del faro que guiaba al equipo en otras temporadas. Ramos considera que teniendo en el banquillo a jugadores como Isco, Marco Asensio o Dani Ceballos, el entrenador debería pensar más seriamente en realizar rotaciones para dar un empujón al equipo.

Si los titulares saben que tienen el puesto asegurado se relajan. Y eso es lo que ha pasado. Eso sí, Ramos es muy consciente también que el fondo de armario que tiene Zidane no es para tirar cohetes. Achraf, Vallejo y Nacho no son ninguna maravilla.

La sorpresa

Pero sin duda el nombre que más le ha sorprendido a Florentino es el de Raphael Varane. El capitán considera que el francés no es un jugador fiable. Al margen de las lesiones, el galo combina partidos buenos con partidos muy flojos.

Quizás por ello Pérez ya se haya puesto las pilas y esté detrás de Bonucci, un central que sí que es fiable. En cualquier caso, lo que está claro y lo que le ha querido trasladar el capitán a su presidente es que el equipo necesita un meneo.

Si quieren ganar la Champions (la Liga ya la dan por perdida) necesitan recuperar la mejor versión de todos y volver a ser competitivos. Si no, acabarán el año en blanco.