Sergio Ramos y Marcelo | EFE

Sergio Ramos o la pelea (y muy fea) con Isco (y Marcelo) en el Real Madrid

stop

El capitán y la bronca al centrocampista andaluz que incendia Valdebebas

31 de octubre de 2018 (16:20 CET)

​Sergio Ramos es muy consciente que la única manera que tiene el Real Madrid de poner fin a esta gran crisis en la que están inmersos se basa en ganar partidos y jugar bien. O quizás, de momento, sólo en ganarlos.

Y es que la derrota en el Camp Nou se ha llevado por delante a Julen Lopetegui y a su cuerpo técnico. Era de esperar. Los resultados en el último mes no invitaban precisamente al optimismo y la manita del Barça fue la puntilla.

La bronca de Sergio Ramos a Isco

Pero, más allá de los líos entre la directiva y el vestuario (que no son pocos) sobre cómo gestionar la llegada del nuevo entrenador, Santiago Solari, el capitán ha querido dar un toque de atención, y de los serios, a una de las estrellas del vestuario.

Y no es otro que Isco. El centrocampista es y debe ser una de las piezas claves para que los blancos recuperen su mejor versión. Tiene calidad de sobras para llevar el timón de un buque de la envergadura del Madrid.

Isco | EFE

Sin embargo, no son pocos en el vestuario los que consideran que, tras su regreso a los campos una vez superada su apendicitis aguda, el español está muy crecido. Tanto es así que Ramos y Marcelo (dos de los capitanes) se han peleado con él en más de una ocasión.

Desde dentro apuntan a que, al meren de haber vuelto con un ligero sobrepeso, sus intervenciones en el juego del Real están siendo demasiado ‘optimistas’, por decirlo suavemente.

Tanto es así que la frase de “Parece que se cree Maradona” ya se ha escuchado en alguna que otra ocasión en la ciudad deportiva del club blanco. Isco debe volver a centrarse en hacer jugar a su equipo desde la humildad. Lo último que necesita el Madrid ahora son jugadores individualistas y que se exceden en sus funciones.

Ramos y Marcelo se lo han hecho saber, y no precisamente con buenas palabras. Es el momento de arrimar el hombro y las florituras se quedan en Valdebebas. Si Isco quiere seguir disfrutando de los galones que tiene a día de hoy, debe demostrar que los tiene por algo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad