“50 millones”. El pelotazo de ZZ: ojo a la carita de Benzema, Modric y cía | EFE

Sergio Ramos o el tapado de Zidane (y no es delantero) cuesta 150 millones: la negociación de Florentino Pérez

stop

El técnico francés pone un nombre sobre la mesa del presidente

01 de abril de 2019 (10:04 CET)

Se avecinan movimientos en el centro del campo del Real Madrid. La alienación que dispuso este domingo Zinedine Zidane contra el Huesca fue una declaración de intenciones del míster. Zidane dejó fuera de la lista a Toni Kroos y a Luka Modric, mientras que a Casemiro lo dejó en el banquillo. Unas decisiones que indican hacia dónde va el proyecto blanco con el técnico francés.

Como lleva apuntando Diario Gol desde hace semanas, Casemiro no es del agrado del míster. En la futura plantilla del galo no tiene cabida el carioca. Y mientras tanto, da ya por perdidos a Modric y a Kroos. El croata y el alemán tiene todos los números para salir.

El primero, que sigue sin recibir la subida que le había prometido Florentino Pérez el curso pasado, sabe que a sus 33 años debe espabilar o ya no tendrá ninguna oportunidad de firmar un último gran contrato.

Al segundo se le ha visto muy desmotivado este curso. Kroos lo ha ganado todo con el Madrid y quiere nuevos retos. Y Pep Guardiola, que le conoce bien de etapa en el Bayern de Múnich, está dispuesto a hacerle un hueco en el equipo.

Las reformas de Zidane en el centro del campo

Por todo ello en la cúpula hace semanas que trabajan en el fichaje de un crack para la medular. Paul Pogba es uno de los que más gusta en Chamartín. Pero la operación no se presenta fácil. El Manchester United le considera también una pieza clave y no lo dejará ir así como así. Una de las estrategias para vestirlo de blanco pasa por esperar a que los red devils muevan ficha por Raphaël Varane, uno de los objetivos de los británicos, e intentar meter a Pogba en un cambio de cromos.

Pogba | EFE

Pero al margen del galo, Zidane quiere más refuerzos para el centro del campo. Y ha puesto otro nombre prioritario sobre la mesa del presi.

El tapado de Zidane

Este es Christian Eriksen, del Tottenham. A sus 27 años, el danés tiene ganas de dar el salto a un grande que le garantice optar a los títulos más importantes. Algo que con los Spurs se presenta difícil. Además, Eriksen termina contrato en 2020 y por el momento no hay señales de que vaya a renovar. Si no lo hace de aquí a verano, los londinenses podrían verse obligados a vender para evitar que se pueda ir el año que viene con la carta de libertad. Y Florentino intentará aprovechar esta situación.

Eso sí, aunque acepten venderlo no lo pondrán fácil. Daniel Levy, presidente de los Spurs, ha puesto un precio de salida de 150 millones. Quizás el Madrid logra rebajar el precio, pero le costará sudor y lágrimas. Pérez ya comprobó como las gasta Levy en los fichajes de Modric y de Gareth Bale.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad