Sergio Ramos pone los puntos sobre las íes a Cristiano Ronaldo | EFE

Sergio Ramos manda mensajes que alertan a Zidane

stop

El sevillano pone las pilas al equipo antes de Anoeta

15 de septiembre de 2017 (23:30 CET)

No hay margen para el error. La Liga llega a su cuarta jornada y el Real Madrid ya se enfrenta a un compromiso que puede dilapidar sus opciones para lo que resta de temporada. Una prueba de fuego en el peor momento.

El equipo blanco ha protagonizado un arranque de temporada flojo para el nivel que había mostrado hasta ahora. Sendos empates antes Valencia y Levante han dejado al equipo de Zinedine Zidane a 4 puntos del FC Barcelona.

Este fin de semana, el Madrid visita Anoeta para visitar al colíder de la competición doméstica y equipo que se mostró intratable en la Europa League endosando un 4-0 al Rosenborg, la Real Sociedad.

El partido en San Sebastián se antoja muy complicado para el conjunto merengue, que además todavía no podrá contar con su máximo goleador y líder indiscutible, Cristiano Ronaldo. Por esa razón, Sergio Ramos viene avisando de que no pueden permitirse otro error.

Un compromiso de alto calibre

Zidane ya mostró su malestar por la actitud del equipo en el descanso del partido de Champions League ante el APOEL, por lo que las advertencias de Ramos a sus compañeros confirman su pensamiento y le ponen sobre alerta.

El equipo parece aletargado, como si el fulgurante inicio en que conquistaron dos títulos de Supercopa hubiera dejado una resaca de difícil tratamiento. Pero el Madrid va a tener que despertarse pronto.

Un empate o una derrota en el País Vasco supondría situarse a 6 o 7 puntos del Barça si los azulgrana suman otra victoria en Getafe. Pese a que la liga es larga, el efecto psicológico que puede causar la diferencia puede llegar a pesar mucho, y obligaría al Madrid a vivir con la soga al cuello en cada partido.

Ramos quiere que el conjunto se reponga con un golpe sobre la mesa en el partido de Anoeta. Ya ha avisado a sus compañeros, máxima concentración y compromiso. Zidane tendrá que acertar a la hora de incluir a los más enchufados en el once titular.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad