Sergio Ramos humilla a Gerard Piqué en el Barça

stop

El capitán del Real Madrid deja en evidencia al barcelonista

Sergio Ramos humilla a Gerard Piqué en el Barça

09 de mayo de 2017 (12:29 CET)

No hay color. En los últimos años, tanto Sergio Ramos como Gerard Piqué se han convertido en auténticos líderes en sus respectivos equipos. Tanto en el Real Madrid como en el FC Barcelona, ambos centrales son piezas claves; veteranos que representan al equipo dentro y fuera del terreno de juego.

En los últimos tiempos, la pareja de centrales por excelencia de La Roja han sido valorados como los defensas de mejor nivel. Se han dejado la piel con una calidad digna de admirar.

Dos versiones muy distintas

Ahora bien, el papel que actualmente defienden sobre el césped no tiene nada que ver entre uno y otro. Con 30 años bien entrados –el madridista tiene 31 y el culé 30-, el rendimiento que muestran semana tras semana dista mucho entre ellos.

Ramos continúa siendo una pieza clave en el conjunto de Zinedine Zidane. El de Camas es decisivo, tanto en defensa como en ataque. Cierto es que ha tenido alguna 'cantada' este curso, aunque sus goles decisivos y su fuerte carácter sobre el verde han eclipsado todo lo demás.

Con diez goles clave y tres asistencias, Sergio está en pleno auge. Imparable en defensa, pero muy resolutivo en ataque, el andaluz ha tirado del equipo cuando los grandes cracks han hecho aguas.

Y es que en un curso en el que Karim Benzema y Cristiano Ronaldo han estado desaparecidos y perseguidos por la sequía goleadora, el sevillano ha demostrado que su papel como líder está más vivo que nunca. Infranqueable en defensa y killer en ataque. Sus goles en el minuto 92 son los más temidos por los rivales.

La otra cara de la moneda

Gerard no puede decir lo mismo. La pasada jornada, el gol ante el Villarreal lo retrató. Sin embargo, este no fue un hecho aislado. Piqué ha demostrado que en defensa tiene altos y bajos. Cierto es que sigue siendo el líder de la defensa, aunque Samuel Umtiti está cogiendo bien el testigo poco a poco.

Además, su aportación en ataque es prácticamente inexistente. Mientras que el madridista ha anotado diez goles, el barcelonista únicamente ha marcado tres. Así pues, en los partidos en los que el Barça ha estado gris, Gerard no ha podido tirar del carro. Nada de resolver.

De hecho, varios han sido los encuentros en los que -por debajo en el marcador- Piqué ha terminado jugando como falso '9' por sus ganas y su entrega con el equipo. Sin embargo, este punto goleador no le ha acompañado. No es el líder decisivo. La MSN es la que da miedo a los rivales.

Así pues, sobre el césped, Ramos ha hablado. El rendimiento de Sergio, tanto en defensa como en ataque, está muy por encima del de Piqué. Más allá de la innegable entrega –dentro y fuera del verde-, a Gerard le empieza a pasar factura la edad.

Y es que aunque sus declaraciones incendiarias defendiendo al Barça lo mantienen en lo más alto, la realidad es que sobre el terreno de juego, Ramos está a un nivel superior. La mejor prueba de ello: el club azulgrana ya se cubre las espaldas buscando un central para apuntalar el futuro a medio plazo.