Sergio Ramos | EFE

“Sergio Ramos está muerto”. Florentino Pérez o la reunión de los 300 millones con el nuevo capo del Real Madrid

stop

El presidente y el nombre que pone de los nervios al capitán

18 de febrero de 2019 (11:55 CET)

Un nuevo partido, un nuevo disgusto para Florentino Pérez y para el madridismo. Pocos eran los que apostaban por una derrota ante el Girona en casa. Y más tras una semana en la que el Madrid parecía otro. Pero solo lo parecía.

Y es que, a falta de ver qué ocurre con la Copa y la Champions (‘la’ competición de los blancos), parece que la Liga está más que complicada. Algo que es una más que evidente señal de que el proyecto no está a la altura de las expectativas.

Y en la directiva lo saben. Florentino tiene muy claro que el Real de la temporada que viene tiene que ser otro. Un Madrid que ilusione, que intimide y que, sobretodo, esté al cien por cien en todas las competiciones. Y eso pasa por fichar a galácticos que eleven la calidad de la plantilla.

Real Madrid | efe

La reunión de los 300 millones

Neymar, cómo no, es el gran nombre en el Madrid en este aspecto. El brasileño lleva muchos años siendo prácticamente una obsesión para el presidente, que ve que ahora tiene una muy buena oportunidad de hacerse con él.

Entre otras cosas porque el jugador ya ha dejado claro que no va a aguantar una temporada más en París. Quiere salir del PSG e ir a para a un club donde su nombre vuelva a estar en todas las portadas y sus goles aparezcan en todos los telediarios. Por mucho que haya ganado grandes cantidades de dinero, el carioca quiere títulos de primer nivel que le den lo que tanto ansía: el Balón de Oro.

Es por eso que ya se está reuniendo con sus pretendientes. Y uno de ellos es el Madrid. De hecho, en la última reunión mantenida entre el entorno del Real y el entorno del crack ya se dejó marcada la cifra de su posible fichaje. Y no es precisamente menor: 300 millones.

Neymar Jr | EFE

El desglose de la ‘operación Neymar’

Por un lado, Florentino tiene muy claro que deberá pagar un buen cheque a su amigo Nasser Al-Khelaïfi para llevarse a Neymar. De ahí que tenga 200 millones preparados para ello.

Por mucho que desde París quieran recuperar la inversión que hicieron en su día (222 millones), Florentino sabe que han pasado dos años y que eso hace que el precio del brasileño caiga.

Por otro lado, su ficha le supondrá un coste de 75 millones al Real. Y es que Florentino tiene en mente ofrecerle un contrato de 3 años a razón de 25 millones de euros limpios por temporada. Por último, como siempre ocurre en estos casos, 25 millones en ‘regalos’, es decir, prima de fichaje, que irán directos a los bolsillos del jugador y de su padre/representante Neymar Sr.

Neymar | EFE

El nuevo capo del Real Madrid

Un Neymar en el que Florentino tiene puestas muchas esperanzas. De hecho, el presidente del Real considera que el carioca es el único jugador que, en estos momentos, puede llenar el hueco que dejó en su día Cristiano Ronaldo con su marcha a la Juventus de Turín. A nivel comercial y de impacto mediático (y por mucho que su nivel deportivo haya bajado un poco) Ney sigue siendo el único que está a la altura de CR7 y Messi.

De ahí que en el Madrid quieran hacer de él la principal figura de su nuevo proyecto. Quieren que sea el nuevo capo, el jugador por el que pivote todo el nuevo proyecto. Y eso va más allá de las ventas de camisetas y de los millones de seguidores en Instagram. Florentino quiere que sea, además, el líder del vestuario.

“Sergio Ramos está muerto”

Es por eso que no son pocos los que aseguran desde dentro que el principal damnificado de la llegada del carioca sería el capitán del Real Madrid. De ahí que muchos incluso aseguren ya que “Sergio Ramos está muerto”.

¿Se quiere cargar Florentino al central? No, lo que sí que quiere es acabar con su ‘reinado’ en Valdebebas. Quiere que sea Neymar la principal cara visible del Madrid. Algo que Ramos sabe, y no quiere ni pensar.

Sergio Ramos | EFE

De hecho, ya en alguna ocasión el andaluz le ha hecho saber a Florentino su disconformidad acerca de la llegada del delantero. Ramos sabe que Neymar es un tipo conflictivo, un divo, y no quiere jugadores así en ‘su’ vestuario. El problema es que a la directiva poco le importa eso ya. Y Sergio lo sabe. Ojo que si el fichaje se acaba concretando habrá lío.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad